Secciones
Todo sobre el Islam: La Capa el Profeta y los Mendigos
Influencers

Todo sobre el Islam: La Capa el Profeta y los Mendigos

Así que, la próxima vez que tu beduino se acerque a ti en busca de ayuda, recuerda: sé generoso. Si no puedes serlo con tu dinero, hazlo con tus palabras y tus acciones, incluso antes que los que tal vez se aprovechan de ti. Como nos enseña el Corán, no esperes ninguna recompensa de la gente.Ponga tus esperanzas en la recompensa de Al’lah en forma de Su protección en el Día del Juicio.

por Azhar Goraya

Todo sobre el Islam: La Capa el Profeta y los Mendigos

Todo sobre el Islam: La Capa el Profeta y los Mendigos

El profeta Muhammad (sa) amaba al pueblo. No sólo a su propio pueblo, los musulmanes, sino a todo el pueblo. Incluso los que vivían al margen de la sociedad, que te hacían sentir incómodo si se deslizaban a tu lado en el autobús.

Su amor se demostró a través de sus silenciosos actos de caridad, sus amorosas palabras, sus brillantes enseñanzas.

Lamentablemente, a veces su amor no era correspondido.

El amor que tan voluntariamente daba, a veces era injustamente devuelto en forma de una palabra dura, un comentario astuto, o incluso un duro golpe.

Sin embargo, su amor no disminuyó.

El Profeta regresó una vez de la batalla de Hunain. Fue una prueba terrible - los musulmanes se habían visto obligados a defenderse de tribus rivales que los veían como una amenaza política.

Sin embargo, Al’lah les concedió la victoria, y también les concedió una gran cantidad de botín. Como era su costumbre, este botín fue distribuido entre la gente, y el profeta regresó prácticamente sin nada.

Como era su costumbre.

En el camino, unos cuantos beduinos, los que te harían encoger, se acercaron a él y empezaron a suplicarle. No habían participado en la batalla. Eran en el peor de los casos, oportunistas y en el mejor de los casos, genuinamente necesitados - pero merecedores, ciertamente no.

Su magnetismo espiritual atrajo a todo tipo de almas; los nobles y los desesperados, los dignos y los innobles.

La mendicidad se convirtió rápidamente en acoso.

El profeta viajaba con un solo compañero. No los reprendió.

Intentó calmarlos, explicarles la situación. Todo el tiempo se le obligaba a volver. Sus palabras cayeron en oídos sordos.

Su espalda rozó un árbol.

En el fugaz instante de desorientación, uno de sus acosadores dio el salto al robo; le arrebataron la capa. El profeta se detuvo - lo que era un comportamiento desagradable se había convertido en un acto pecaminoso y perjudicial.

Como un buen maestro, su tono cambió de explicativo a amonestador: “Devuélveme mi capa. Si tuviera camellos iguales al número de estos árboles, los habría repartido entre vosotros, y no me habríais encontrado ni avaro, ni mentiroso, ni cobarde”.

Se pueden aprender tres lecciones de esta historia:

1. La mano que da es mejor que la mano que recibe

2. Gastar en los pobres es una virtud, cuyo suplemento son las palabras amables si no se tienenada que dar.

3. Los que se aprovechan de nuestra bondad y generosidad deben ser amonestados.

Así que, la próxima vez que tu beduino se acerque a ti en busca de ayuda, recuerda: sé generoso. Si no puedes serlo con tu dinero, hazlo con tus palabras y tus acciones, incluso antes que los que tal vez se aprovechan de ti.

Como nos enseña el Corán, no esperes ninguna recompensa de la gente.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

Ponga tus esperanzas en la recompensa de Al’lah en forma de Su protección en el Día del Juicio. Que las palabras de Al’lah sean verdaderas para nosotros, como lo fueron para Su mensajero:

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

“¡Oh, hijo de Adán! Gasta, y yo gastaré en ti”. (Sahih Bujari)

Temas

Comentarios