Secciones
Tinta Pública
Influencers

Tinta Pública: El terror al fracaso

Fernando Coronado

Colaborador de La Verdad

por LaVerdad

Tinta Pública

Tinta Pública

Desde algunas generaciones atrás nos vienen inculcando el concepto de fracaso como algo realmente negativo, ante ese hecho es evidente que ninguna persona en su infancia hablando de las generaciones actuales toleran el fracaso, en lugar de darle un sentido de posibilidad de aprendizaje o retroalimentación, se ve desde el concepto de perder.

En internet se define como el resultado adverso de una situación que esperábamos sucediese bien, pero qué es bien? ¿Cuánto y qué cabe en un resultado bien?   En el mundo real, la niñez podrá encontrarse con vastas oportunidades  de ganar o perder y es responsabilidad desde el hogar impulsar una reconceptualización no perder ni fracasar, simplemente en la vida existen resultados positivos y resultados negativos y siempre se tendrá la oportunidad futura de revertir los resultados negativos o mejorar los positivos dando su lugar a la experiencia pasada.

Aunque en esta época de  infancia Tablet  y de adultos iPad,  es difícil detenerse a colaborar con los hijos y hablarles de estos temas,  los ponemos a competir  entre hermanos, en premiar y castigar, es evidente que tendrán  mucho temor  a lo que consideren  un fracaso, la era digital aunque no nos guste aceptarlo nos ha rebasado, no respeta edades ni grado académico, y muchas parejas de matrimonios  dan por hecho que Google, u otro navegador van a educar a la niñez en estos temas de tacto y de forma, no estamos preparando a las generaciones que se quedarán con un país,  en dónde sin duda tendrán que toparse con situaciones adversas a las que esperan y tendrán que asumir resultados negativos con valor.

El temor frena, bloquea el camino, es fundamental trabajar con la niñez para tolerar resultados  que no cumplan con sus expectativas por qué estamos educando con tabletas y no con libros, pero queremos súper cerebros, lamento decepcionarlo eso no será posible.

Observe a la niñez con la que convive y vea cómo reaccionan ante lo que no cumple con lo esperado, esta situación, será muy costosa para las áreas de educación en algunos años.

Tal vez por las prisas naturales de la vida no  puedo convivir mucho tiempo con la y los hijos, pero si puedo 15 minutos, en dónde se puedan tratar temas mundanos que los alejen de la burbuja de internet en la que permitimos que se desarrollen.

El fracaso es una oportunidad de aprendizaje y experiencia para no obtener resultados negativos a futuro. Nos leemos en nuestro siguiente encuentro en Tinta pública.

Temas

Comentarios

Te puede interesar