Secciones
Tinta Pública: Acerca de la fe que obra y de otras maravillas
Influencers

Tinta Pública: Acerca de la fe que obra y de otras maravillas

LA NETA.- No sé qué estés pasando pero no tiene que ser tan dramático cómo lo que yo viví, acércate a Dios, Plática con él, ahí estará feliz de arroparte de nuevo.

por Fernando Coronado

Tinta Pública: Acerca de la fe que obra y de otras maravillas

Tinta Pública: Acerca de la fe que obra y de otras maravillas

En este tiempo de sana distancia pude analizar como la tragedia, acerca a los humanos a platicar o acercarse a Dios o un ser superior como se conciba, justo me pasó Hace 3 años posterior a vivir una situación complicada de salud, el mundo material, falsos dioses, excesos, muchas cosas mundanas me borraron una vida espiritual real.

Soy de familia católica, mi padre es hombre de fe, sin embargo, experimentar, una situación muy cercana a la muerte me hizo repensar y replantearme la vida.

El derrame cerebral dejó secuelas permanentes en mi capacidad motriz, medio cuerpo se paralizó, ante este quedé postrado durante 6 meses ya que medio cuerpo ni me respondía ni para sentarme, o poder hacer mis necesidades fisiológicas de manera independiente, este cambio brusco supuso un vuelco a mi vida muy violento y acelerado.

En  alguna ocasión ya estando en casa, mi padre quien me conoce cómo su hijo y amigo, él es diácono permanente de la iglesia católica entró a mi habitación y me dijo: “el cuerpo es mágico, te vas a recuperar, de lo físico no te preocupes tanto, sanarás, pero tu problema no es ese, tú necesitas sanar de alma y espíritu, claro llegando de una estancia bastante dramática en el hospital  tantos pensamientos y preocupaciones invadían mi vida.

Hoy agradezco no haber quedado mal de la cabeza de la tan fuerte experiencia, a pesar de todo no eché en saco roto aquellas palabras y dije: “ qué más puedo perder ya en esta situación igual y lo que dicen acerca de Dios y la fe es cierto”.

Otra cosa real es que con esto no voy a poder sólo.

Necesito confiar en algo o alguien para salir adelante, medicamente se hablaba de un mínimo de  año y medio para volver a poder dar unos pasos por voluntad propia y sin ayuda, reinicié mi relación con Dios, hablando cada noche, día o momento que podía, pidiéndole sinceramente ayuda, asustado, derrotado, humillado, con vergüenza por haberme olvidado tanto de él y de mi espíritu, en el tiempo de dicha y abundancia general: empleos, dinero, diversión, estudios y en los que mi ego y soberbia me hacían creer que merecía eso y más por lo talentoso y dedicado que era.

Como por arte de magia fui recuperando mi humildad, tenía que ser amable con las personas profesionales que hacían todo por mi salud y rehabilitación durante mi terapias, de mis padres y hermanos, necesitaba durante todo el día pues dependía mucho de ellos, tardaba en entender que pasó?, porqué a mí? Típico pensamiento resentido de un perfecto “cabrón” disculpe la palabra, pero en lo más insignificante comencé a ver a Dios, cuando estuviste tan cerca de la muerte, el simple hecho de amanecer un día nuevo, ya es motivo de alegría, cosa que antes del suceso sucedía por inercia y era el más malagradecido.

Cambié el chip de mi inicio del día, y  por consejo de un buen amigo; Jorge Luis Acosta, gracias hermano por aquellas palabras: en  lugar de iniciar tu día pidiendo, comienza agradeciendo, no importa sí es lo mismo todos los días, este ejercicio me permitía darme cuenta de que a pesar de la adversidad, era aun así muy afortunado y ese regalo me lo daba Dios, mi fe, entonces si tenía poco era mucho y si tenía nada era algo.

Así siempre habían motivos,  claro la ayuda no es mágica, la pides y haces el esfuerzo para que suceda, tomé la disciplina de comer más sano, hacer más esfuerzos de los sugeridos durante mi terapia, intentar nuevas cosas, me llevé, me caí muchas veces, era frustrante porqué era por intentar ir sólo al baño, pero ya no iba sólo, siempre sentía la presencia de Dios o iba platicando con él, los resultados no son para nada inmediatos, vi muchos videos relaciones con lo que me pasó, en la web, también escuchaba testimonios acerca de la fe, pasajes y oraciones milagrosas.

Todo mi día giraba ya no en torno a sanar lo físico sino sanar lo mental y espiritual, de modo que el ánimo y energía a la hora de sesión de terapia en mi mente yo estaba seguro que iba a funcionar porqué es Dios me estaba ayudando, entonces no había manera de fracasar en eso, aunado a eso tenía la preocupación de mi empleo, sin embargo mi jefe en turno, Lic. Saúl Ancona Salazar ex secretario de Fomento Turístico del estado, me dio su apoyo y respaldo, lo que hizo más leve el camino, gracias por eso amigo.

En junio del 2017 mismo año en que me sucedió el evento (en el mes de enero), ya podía dar mis pasos sólo apoyado por un bastón de cuatro patitas, muchísimo antes de lo establecido por los médicos, de ahí en el mes de octubre regresé a mi trabajo lo cual creo que ayudó mucho a despertar más los aspectos cognitivos y cerebrales.

Continué con mi fe firme y por invitación de mi mejor amigo Iván Magaña Lizama, tomé un taller exprés de espiritualidad,  abundancia etc.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

El cual aproveché para practicar nuevas actividades como el dar y ayudar sin esperar nada a cambio, en 2018 perdí mi empleo, pero como me lo esperaba ya había proyectado con uno de mis hermanos,  hoy mi socio Roberto Coronado un modelo de negocio.

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

Poco explotado en Yucatán en el cual enfoqué mis energías mientras buscaba un empleo formal que me dotara de seguridad social para continuar mi tratamiento de rehabilitación física el cual llegó en febrero de 2019, ya con mi negocio ya caminando.

Temas

Comentarios