Secciones
#SinRodeos: Un inicio bastante complicado
Influencers

#SinRodeos: Un inicio bastante complicado

Daniel Cárdenas 

por LaVerdad

#SinRodeos: Un inicio bastante complicado

#SinRodeos: Un inicio bastante complicado

Que una primera semana complicada para el gobernador Mauricio Vila, quien no solo ha tenido que comenzar a tomar el control efectivo del aparato gubernamental, con todo lo que ello implica, sino que de paso ha tenido que enfrentar situaciones poco comunes en nuestro estado; un feminicidio que conmocionó a la capital yucateca; la presión de los pobladores del municipio de Homún que se oponen a la construcción de una granja porcícola en la zona; y hasta la formación de un huracán en el mar Caribe, apenas a unos cuantos kilómetros de la costa de Quintana Roo, por mencionar algunas.

La tormenta, que afortunadamente no tuvo mayor consecuencia para nuestro estado, parece un buen aviso para que nuestro gobierno acelere la activación de comités, mecanismos de alerta, protección civil, y esquemas de difusión con los que cuenta; no vaya siendo que la próxima tormenta –hay 3 activas en el Atlántico– nos vaya a agarrar entre despidos y litigios, en lugar de preparados, aprovechando la experiencia y esquemas de organización ya probados.

Sobre el caso Homún, también en litigio, nos parece claro que están tratando de orillar al nuevo gobernador a pronunciarse al respecto, pues los permisos ya estaban otorgados por la propia Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) y hemos sabido también que del lado de los pobladores hay intereses particulares agitando las aguas. Ahora a ver qué dicen los diputados de la recién instalada comisión especial para conocer del caso. Estaremos atentos.

Pero lo que realmente nos tiene preocupados, es lo ocurrido el viernes pasado, cuando fue encontrado el cuerpo sin vida – embolsado y arrojado en un lote baldío en la colonia Nueva Kukulcán de Mérida –de una jovencita de tan solo 16 años de edad-, Berenice “N”, presuntamente asesinada por su joven pareja de 19 de años, Alexis “N”, con quien además tenía una hija de 3 años.

Casos de alto impacto como este deberían ponernos a reflexionar sobre nuestros valores como sociedad y, principalmente, sobre lo que nuestros jóvenes consumen todos los días en medios como las redes sociales. Sabemos que cualquier ser humano puede perder el juicio en un arrebato, en un momento de enojo, frustración, o ante alguna situación que lo detone, pero embolsar un cuerpo y arrojarlo al monte, o vamos, tan solo el hecho de seguir enterándonos en estos días, de casos donde los jóvenes se convierten en papás a los 13 o 14 años de edad, nos debe encender las alertas como sociedad, principalmente a quienes están al frente del gobierno.

Más allá del feminicidio, para el que afortunadamente el estado ya cuenta con protocolos claros y bien definidos, en una sociedad que además ha sabido conservar sus niveles de seguridad, involucrándose con sus autoridades en la construcción de un Yucatán seguro para todos, debemos estar alertas sobre la influencia que genera en nuestra juventud el acceso a tanta violencia que ocurre en otras partes del país y del mundo, y que conocen a detalle a través de los distintos medios a su alcance.

Niños que a muy corta edad tienen acceso sin supervisión alguna a Facebook, Twitter o YouTube, o que cotidianamente escuchan de crímenes y situaciones como estas, con tan solo prender la TV, son consumidores de situaciones de violencia, sexo o consumo de drogas, entre otras, que van cambiando sus valores y dando lugar a hechos tan lamentables y cada vez más comunes.

La responsabilidad del gobierno no termina en esclarecer los hechos y consignar a este muchachito que, como solemos decir, arruinó su vida; sino que más allá de eso deberá emprender acciones inmediatas, fortaleciendo programas y acciones concretas para proteger a nuestros jóvenes, contrarrestando toda esta lluvia de información negativa, subrayando también la responsabilidad de los padres de, mínimamente, participar en los programas que implemente el gobierno en ese sentido.

Recordemos aquella trillada frase de que nuestros niños son el futuro, pues #SinRodeos, ¿qué futuro nos espera si las nuevas generaciones ya no se sorprenden con situaciones tan terribles como estas?

Temas

Comentarios

Te puede interesar