Secciones
Sin dejar rastro desapareció un amor platónico
Influencers

Sin dejar rastro desapareció un amor platónico

Adalberto Pereira

Es diseñador en LA VERDAD

Facebook: @betushio

por AdalbertoPereira

Sin dejar rastro desapareció un amor platónico

Sin dejar rastro desapareció un amor platónico

Se suele rezar que existen amores imposibles e inalcanzables. Aquellos en donde el alma se compenetra con sentimientos y crean un vínculo de corazón a corazón, y que resulta ser o estar más allá de la dificultad, en la imposibilidad debido a varias cuestiones que aquejan a uno o ambos individuos.

Como cual sapo que se enamora de una princesa y mira atónito desde su roca en el estanque, a la bella mujer que con la que nunca podrá estar.

Sin embargo, en realidad ésta no es una historia bonita, no trata sobre alguien que sí pudo convertir a su amor platónico en amor real, sino más bien la de contar cómo fue que sucedió, cómo me enteré y cómo ahora debo sobrellevar esta situación.

Ella y yo estábamos tan lejos cuando nos conocimos, pero tan cerca cuando hablábamos. Compartimos en común historias que nos hacían más parecidos de lo que podíamos creer y a veces entender.

Aunque fuimos de diferentes sociedades en países diferentes, logramos una especial conexión.

Pero creo que se ha marchado, y no por voluntad propia, ¡alguien se la ha llevado!

Desapareció en la ciudad de Denver en Colorado. Salió una noche con amigos, regresó tarde con ellos mismos y la dejaron en la puerta de su casa, pero nadie de los que la acompañaba esa madrugada se percató si entró o no.

Después de eso no se supo nada más de ella. –¡¿Por qué demonios no se encargaron de ver que entrara a la casa!!?

A casi dos meses después del hecho.

Una amiga me escribió un día, comentando, ¿supiste que Ale tiene una amiga extraviada? –Qué pena que le haya sucedido eso a su amiga– agregué–. Espero la encuentren pronto.

Por simple casualidad del destino se me ocurrió preguntar el nombre de aquella chica. Me contestó, escribió el nombre y, simplemente callé, me paralice, a lo que mis dedos de forma inconsciente, rápidamente pudieron escribir, ¡¿qué?!

Dejé ese chat con ella sin despedirme, para ir en busca de otra amiga y pedirle información de todo lo que pudiera saber sobre Leina.

Comenzaba a entender ahora por qué después de mucho tiempo ella no respondía mis mensajes.

Tras preguntar, obtuve la respuesta más desalentadora que pude recibir. Hacía casi dos meses que no saben nada de ella, a principios enero pasó, y yo enterándome apenas en febrero.

–¿Por qué hasta ahora vengo a saber algo sobre esto?– Me sigo preguntando–. Un balde de agua helada sigue cayendo como cascada en mi alma después de unos días de escuchar aquella noticia.

Su familia y amigos se han resignado de encontrarla, al menos con vida. El saber que ellos ya no tienen esperanzas de algo sucedido en Estados Unidos y su gran fuerza policiaca, me hace entrar un una especie de aceptación involuntaria, ¿qué me queda? ¿esperar entonces?

Me arrebataron a una amiga, aquella que yo considere amor platónico por cuestiones de distancia, la dificultad de viajar y poder hacer algo juntos.  Aunque en realidad no se trató de amor platónico en el sentido literal de la frase, pues no había imposibilidad, porque podríamos en algún momento vernos en la vida real, pero ahora, pareciera que tomó un sentido enteramente verdadero, debido a lo que se cree que le ha pasado.

Imposible el amor de alguien que ya no está aquí porque quizá ya está muerta. Se ha ido, se la llevaron.

Mientras tanto, sigo a la espera de que me reporten nuevas noticias sobre ella, algunas pistas o indicios de su paradero. Su último mensaje que me escribió fue: Gracias, yo también te deseo lo mejor del mundo. Un mensaje que jamás creí que pudiera ser el último que recibiría de ti. ¡Regresa por favor!

Temas

  • influencers
  • columna

Comentarios