Influencers

Si no pueden ya mejor que renuncien

Foto del periodista

Por La Verdad

11/12/2017 10:20
Benito Pérez/Diario La Verdad  El  Tribunazo.- “La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta”, reflexionó el escritor británico Gilbert Keith Chesterton. El servicio de transporte de Solidaridad, podría convertirse en el mejor del país, pero... o no se ha dado cuenta, o no le conviene hacerlo. Ayer, mientras esperaba la combi que me lleva al trabajo, me percaté de algo: aquellos que no tenemos auto, ni bicicleta, o por lo menos un honorable burrito, debemos sufrir la mediocridad del sistema de transporte de Playa del Carmen. Como todos los días la historia de mi vida, es levantarme muy temprano para alcanzar transporte y no correr el riesgo de que me corran un día de estos por llegar tarde, así que me dispuse a llegar con una hora de anticipación al sitio de combis del tercer parque de Villas del Sol. En la fría mañana ya había por lo menos 10 personas esperando, por una combi del transporte público de la ruta Galaxia, que es la que me lleva a mi destino, y la favorita de todos por lo que veo. Durante media hora desfilaron, cada cinco minutos, por lo menos 10 combis de la ruta Juárez-Villas del Sol, casi vacías, mientras los usuarios sólo nos veíamos unos a otros con caras de incredulidad o de molestia. Pero mis queridos tres lectores, ustedes recomendarán: “pues toma un taxi”. En la teoría suena razonable, pero si hacemos cuentas, el salario mínimo ronda los 88 pesos, así que si quisiera tomar un taxi, este cobra entre 70 y 80 pesos, del populoso fraccionamiento al centro de la ciudad, donde se encuentran la mayoría de las fuentes de empleo: mal negocio para mi y mi salario mínimo. Pero, si hubiera un poco de buen juicio en los dueños del transporte, sólo un poco de razonamiento, podrían eficientar sus unidades que ya tienen y de paso, aliviarnos un poco la vida a los obreros que utilizamos su servicio. Podrían convertir el transporte público de Solidaridad en uno de los más eficientes, pero posiblemente como dice el maestro Gilbert Keith, ni siquiera se han percatado que están delante de la grandeza... habrá que ver.