Secciones
Influencers

¿Será que necesitamos manzanas y peras para entender la lección?

por La Verdad

¿Será que necesitamos manzanas y peras para entender la lección? Por Francisco Espinosa/ Diario La Verdad @espinosapaco CANCÚN, Q. Roo.- ¿Será que necesitamos manzanas y peras para entender la lección? Son demasiadas señales y no entendemos el mensaje, no aprendemos la lección. Construimos donde no debemos, malo de la gente y en este caso lo bueno es ver devastamos selva para levantar edificios, le ganamos terreno al mar, rellenamos en zonas bajas. Las leyes la Profepa y la Semarnat se las pasan por donde no les da el sol. El cambio climático existe, pero imitamos a Donald Trump y nos vale. Seguimos contaminando playas con todo tipo de basura, comenzando por el plástico. Ya tuvimos dos terremotos fuertes en unos 12 días, en nuestro país y en otras naciones, donde afortunadamente han sido de menor magnitud; huracanes pasaron y devastaron tanto a un país poderoso como a naciones pobres y aún hay otros en camino a causar más daño y dolor. ¿Qué significará todo esto? Creo que todos desde nuestro humilde entorno podemos hacer algo, ya sea rezarle a Dios, Jesús, Jehova, Jesucristo, Alá, Mahoma, la Virgen de Guadalupe, San Judas, Buda, en quien cada quien crea, pero por ahí podemos comenzar y lo segundo, tratar de ser mejores seres humanos, enseñando a nuestros hijos a no tirar basura en las calles y en los parques, a recoger las heces que las mascotas propias dejan en los parques y ¿por qué no? las no propias. Cuando vayamos a la playa no tiremos basura y transmitamos eso a nuestros hijos, ya basta de tanto maltratar al mundo. No sé si todo eso ayude o no, pero es una buena forma de empezar. ¿No creen? Creo que somos más los buenos que los malos en este mundo. Y es que nuestro país vive momentos difíciles, sobre todo por el terremoto del pasado 19 de septiembre, sí, 19 de septiembre, una fecha que a partir de 1985 quedó marcada para siempre en la historia de México y vaya que nos reclamó mantenerse para siempre con un nuevo suceso, que ha registrado más de 300 víctimas e incontables daños en edificios y toda clase de infraestructura, no sólo en la Ciudad de México, sino en Morelos y Puebla. Dicen que una tragedia saca lo bueno y lo malo de la gente y en este caso lo bueno es ver a casi todo el mundo ayudando, llevando víveres, herramientas, agua, ropa, medicinas y toda clase de apoyo para los miles de héroes de carne y hueso que sin descanso ni dar tregua luchan por encontrar sobrevivientes. La fuerza ciudadana de nuestro México le demostró a las autoridades que si nos unimos somos imparables. Esa solidaridad mexicana merece un gran reconocimiento, sobre todo porque surgió completamente alejada de la mano de las autoridades federales, del ámbito estatal, municipales y de los partidos políticos. Ojalá que esta lección ciudadana no sea sólo por esta tragedia, sino que se mantenga para exigirle a las autoridades de cada lugar que cumplan sus promesas de campaña, que no se pasen de la raya con su cobro de impuestos y sus llamados a apretarse el cinturón. Por otro lado, la parte mala, está con los legisladores y jefes de delegaciones oportunistas que sólo acuden al lugar del hecho para tomarse la foto; los partidos políticos y el INE que para donar dinero en apoyo a damnificados sí se dicen respetuosos de la ley, ah, pero para regalar despensas y comprar voto ahí no hay ley. Ese no es el México que queremos.

Comentarios

Te puede interesar