Secciones
Recuperemos la sensibilidad en nuestro país
Influencers

Recuperemos la sensibilidad en nuestro país

Belleza Sin Filtro por María Rodriguez, Mexicana Universal Campeche 

por MaríaRodriguez

Recuperemos la sensibilidad en nuestro país

Recuperemos la sensibilidad en nuestro país

Una tarde mientras iba al trabajo, me detuve a mirar a mi alrededor, volteé a ver a la gente detenidamente, aunque no los conociera. Logre ver historias tras sus miradas, y me di cuenta que no sabemos lo que vive cada persona, lo que sí es muy seguro es que en cada uno de nosotros existen historias. Mi padre una vez me contó que cuando él estaba trabajando, le ofreció un servicio a unos extranjeros, ellos hablaban inglés y mi padre no podía comprenderlos. Justo en ese momento iba pasando un indigente, quien era muy conocido por esos rumbos, él se acercó y escucho lo que estaba pasando, sin problema, le tradujo todo a mi papá y pudo realizar aquel trabajo. Cuando todo terminó, mi papá le pregunto al indigente que como es que él dominaba el inglés, a lo que los oídos de mi padre esa noche escucharon una triste histo­ria. La familia de aquel hombre, desmarañado, sucio y mal oliente, había sufrido un accidente donde todos menos él perdieron la vida, él se dedicaba al turismo, tenía una buena posición y una vida aparente­mente normal, lo que cambió en cuestión de minutos.

Esta historia la recordé justo cuando leí una nota donde se denunciaba a un turista por agredir a un indigente. Este hombre optó por tirar­le ácido, sin pensar las conciencias de sus actos. En lo personal, me cuesta creer, que en pleno siglo XXI, la gente carezca de información, educación y lo primordial, de valores.

México ocupa el cuarto lugar más bajo de desempleo según la Organi­zación para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La deserción escolar en bachillerato es un foco rojo en la Ciudad de México. A pesar de que el ingreso es muy competido mediante un examen único, en el transcurso de un ciclo escolar, dos de cada 10 alumnos que ingresaron a un plantel abandonan sus estudios; lo que ha convertido a la capital en la quinta entidad del país con mayor número de jóvenes que dejan la escuela y no vuelven.

Estos dos factores incluyendo la pobreza y causas externas, son el motivo del incre­mento en indigentes y trabajadores urbanos en nuestro país. El trabajo a ras de la cinta asfáltica o en los camiones urbanos, forma parte del autoempleo y se considera, según las autoridades laborales, como parte de la economía informal. Cancún es uno de los estados, que en los últimos años a incremen­tado, esta situación, lo que demuestra que en el Caribe mexicano las condiciones económi­cas se agudizan.

Aveces somos tan indiferentes, ante este tipo de situaciones, hay cientos de jóvenes traba­jando en las calles, haciendo lo que a ellos les gusta, “los talentos urbanos “, hay vendedo­res ambulantes, que tienen una familia que sostener, existen indigentes que lo perdieron todo tras algún accidente, alguna enfermedad o inclusive por las adicciones. Es aquí donde nuevamente hago hincapié en sensibilizar a los que hoy me leen.

Calles, cruceros, parques, plazas e incluso el transporte público, son la fuente de ingreso de miles de familias, son también el hogar de alguien. A estas alturas el juzgar y menos­preciar no es una opción, podemos comen­zar moviendo a México haciendo el cambio, ayudando al prójimo.

“Dale un pez al hombre, y comerá un día, enséñale a pescar, y comerá todo los días”

Temas

Comentarios

Te puede interesar