Secciones
Memorias compartidas por Cynthia GilCas
Influencers

Queda prohibido decir “ya no”

Memorias compartidas por Cynthia GilCas

por LaVerdad

Memorias compartidas por Cynthia GilCas

Memorias compartidas por Cynthia GilCas

El tiempo, no se detiene a pensar hoy como amanecí, que tal me siento, si soy lo suficientemente fuerte para correr en esta carrera llamada vida, he escuchado una y mil veces el ya famoso ¡Si se puede! Pero cuando intento algo una y otra vez, no me queda más que cuestionarme en dónde está esa frase, ¿acaso no está diseñada para todos? Me pregunto.

Al pasar los años, he fortalecido mi mente haciendo real el ¡si se puede! Sin embargo, no siempre ha sido así de positivo todo, hay cosas que intento y me canso y vuelvo a intentar y hasta ahora no han dado resultado, pero esto no ha sido del todo malo, he aprendido a hacer la diferencia (muy marcada y tajante por cierto) entre fracaso y derrota.

Hay muchos que usan esta palabra como sinónimo, cuando en realidad para mí son tan diferente, no caer una y otra vez en errores, significaría simplemente no estar vivo. Así que encontré una forma menos dolorosa de enseñarme a mí misma que nada está escrito y mucho se puede hacer posible, no todo claro. Al menos en el camino aprendí a hacer la diferencia entre fracaso y derrota es que en mi punto de vista, el primer caso se acepta como una lección para analizar y asimilar, es más; hasta lo puedo ver un pequeño paso más hacia la meta final. Considero que los fracasos nos muestran el camino equivocado, pero eso sí, una vez reconocido no volveremos a recorrer.

Sin embargo la derrota la vergonzosa decisión de no volver a intentarlo, dejarnos vencer ante los obstáculos, es más, hasta podría verlo como la renuncia a la posibilidad de convertir el fracaso en éxito. La realidad es que somos vencidos sólo cuando nos estimamos derrotados y lo peor es que hay quienes ya se sienten así, mucho antes de siquiera intentarlo. Pero mejor metamos en nuestra mente y nuestra convicción que cada falla, cada fracaso lo convirtamos en viento a favor, asimilando la lección, incrementando nuestra experiencia y fortaleciendo nuestra determinación en lograr nuestros propósitos.

Todos los objetivos que se tienen en la vida son válidos, excepto aquellos que lastimen o perjudiquen a los demás. Así que….a seguir luchando que es nuestra obligación levantarnos siendo mejor que antes de caer.

Comentarios

Te puede interesar