Secciones
Influencers

Puntos sobre las íes: Mis amigos los cuento con los dedos de mis manos

Elizabeth Arias

por LaVerdad

Elizabeth Arias

Elizabeth Arias

Sentada frente a la inmensidad del mar, con mi piel tocando la arena, al atardecer justo cuando el sol comienza a esconderse para darle paso a la luna, reflexiono acerca de la amistad, se dice fácil, es un término coloquial, todos tienen amigos; todos los días pueden hacerse amigos nuevos incluso, muchos con respeto y educación nos referimos a un desconocido como: ‘Hey amigo, ¿me ayudas a tal o cual cosa?’, todos somos amigos en este mundo, hasta nuestros enemigos en un acto pleno de hipocresía rural, mi amigo fulano o sótano le decimos algún conocido de la existencia aunque solo hayamos compartido un saludo y algunas horas de charla casual.

Los sabios y poetas de todos los tiempos han exaltado siempre la amistad. Para los filósofos griegos, expresa virtud, es un regalo de los dioses. Por ejemplo, Aristóteles menciona tres tipos de amistad: por interés, por placer y por el bien; pero sólo la que surge del bien merece llamarse amistad. Para Cicerón y Séneca, a amistad implica armonía, buena voluntad y afecto.

La amistad nace cuando las personas encuentran inquietudes comunes. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo.

La verdadera amistad dura toda la vida. Hay amistades donde interviene una persona y un ser de otra especie, es el caso del perro; a éste último se le conoce como «el mejor amigo del hombre.

También se puede dar la amistad incluso entre dos o más animales de especies distintas.

Los componentes de la amistad son para muchos la sinceridad, la confianza, la fidelidad, la empatía y la complicidad ‘Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta’.

 La amistad para muchos es sinónimo de comprensión y empatía, es aceptación de las características del amigo, sus valores, ideas, miedos, aciertos, errores, en definitiva, su forma de ser.

‘Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere’, según Elbert Hubbard. ‘Un amigo fiel es un escudo poderoso y el que lo encuentra, halla un tesoro’, según Ben Sirac.

‘No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor’, frase atribuida a Plutarco, y de esta forma hay miles de frases que pueden enmarcar esta sentida forma de amar y compartir la vida.

Hemos tenido muchos amigos a lo largo de la vida, amigos de fiesta, de estudio, de tertulias, de viajes, amigos de trabajo y aun así nos sentimos solos en ocasiones, porque no sabemos el verdadero sentido de la amistad, la realidad es que los verdaderos amigos son hermanos en la vida, son personas especiales, que amamos, son personas con las que une una magia especial, no solo se trata de intereses en común, que nos gusten las mismas cosas o tengamos los mismos proyectos o estemos en un mismo lugar y tengamos que coexistir, los amigos en su mayoría son pocos, a veces con una sola mano podemos contarlos, son personas muy cercanas a nuestro corazón que nos quieren y no nos juzgan ni nos desgarran cuando damos la vuelta.

Todos podemos elegir a nuestros amigos, pero se da en muchas ocasiones que la magia o la energía lo hacen por nosotros, de quien menos te esperas pude surgir una amistad de por vida, este sentimiento no respeta edad, sexo, condición social o ideología, no hay reglas y los amigos cuando los sabemos identificar en este mundo sumido en la rutina y de cebollas por todas las capas que nos ponemos para lograr un nivel de aceptación alrededor son para siempre.

Los amigos son esas personas que te aman, te respetan, te alientan, te aconsejan, te ayudan sin pedir nada a cambio, sin recriminaciones, sin celos, sin envidias, son personas que están ahí para ti con el corazón en la mano, no son serviles pero están dispuestos cuando realmente  los necesitas y de la misma manera cuando eres amigo  te brindas  sin que te cueste ningún trabajo, pones tu fuerza y tu capacidad para ayudar a esa persona y lo haces con verdadera satisfacción, disfrutas de una charla enriquecedora sin tapujos a manera de cómplice pero siempre buscando su felicidad.

La verdad en ocasiones duele, pero no destruye la amistad, por eso cuando uno le dice a su amigo lo que considera que está mal, no hay molestia sino cambios de actitud, nadie es perfecto, todos cometemos errores todos los días y para eso están los verdaderos amigos para señalarlos, debemos ser receptivos, pero con amor, con honestidad nunca tratando de obtener algún beneficio a cambio más que la empatía en la comunicación.

Los sentimientos que envuelven el día de San Valentín son una muestra de la armonía y la felicidad que puede acompañarnos siempre en compañía de nuestros hermanos en la vida.

Temas

Comentarios

Te puede interesar