Secciones
Puntos sobre las íes: Las sillas vacias
Influencers

Puntos sobre las íes: Las sillas vacias

Elizabeth Arias Rojas

por LaVerdad

Puntos sobre las íes: Las sillas vacias

Puntos sobre las íes: Las sillas vacias

Hoy desperté con esa sensación turbulenta en el estómago como resultado de los sentimientos encontrados, buscando una respuesta a mi estado anímico me encontré  con que estamos tan solo a unos días de celebrar la fecha más hermosa del año, la noche de navidad ese día que acostumbramos reunirnos con la familia para compartir nuestras experiencias y construir nuestros recuerdos nuevos.

La víspera de navidad impregna  el hogar de un fuerte olor que produce la mezcla de manzanas, canela, especias, vino Jerez en ebullición; ese aroma dulce que despide la cocina y que da rienda suelta a los recuerdos, de momento en retrospectiva nos vemos pequeños, nos agolpan las vivencias, estamos más jóvenes viviendo diferentes momentos felices de épocas pasadas en donde la noche de navidad sirvió como escenario para cerrar y abrir ciclos.

De pronto pongo la mirada en la mesa de la casa y me emociono al recordar momentos atesorados vividos con personas entrañables, me agolpan las emociones, trayendo al presente momentos emotivos cargados de tanto amor, y de esta manera se hacen presentes mis sillas vacías.

Todos tenemos en estas fechas sillas vacías, las personas no están físicamente pero estarán siempre en nuestra mente y en nuestro corazón, porque mientras las recordemos estarán vivas  con nosotros.

 Me abrazo a mí misma al sentir las ausencias, comienzo a escuchar sus voces, y en la preparación de cada platillo de lo que esperamos cenar todo el año, escucho sus recomendaciones para la elaboración, y me doy cuenta que de alguna manera estarán conmigo el resto de mi vida, valoro cada uno de mis recuerdos, así que la realidad es que las sillas vacías no existen, están ahí pero de manera diferente ocupan su lugar en esta celebración  cada año.

Esta reflexión me dio la tarea de visualizarme como una silla vacía en el futuro digna de ser recordada por las buenas acciones, la navidad me ha dado el regalo de saber que algún día tampoco  estaré físicamente pero se hablara de mi con amor se recordara mi actitud y mi ímpetu por reunir a mi familia, por dejarlos saborear la navidad juntos, abrazando los proyectos y pormenores de lo que será en un nuevo año.

La navidad es momento de compartirnos, de entregarnos a los buenos sentimientos, más que los regalos lo importante son las presencias, las personas que conforman nuestro entorno más íntimo cada quien sabe quiénes son  y porque tienen el lugar que tienen en nuestras vidas. Dejemos el mundo de un lado por un tiempo para regalarnos recuerdos… El mejor regalo es sin lugar a dudas la salud de nuestros seres queridos.

Vamos a detenernos un poco para respirar, porque todos días pasa algo que nos mueve diferente, es momento de llenarnos de amor y sensaciones positivas, vamos aceptar y disfrutar el hoy y el ahora. Vamos a disfrutar plenamente de la navidad. Optimicemos lo que tenemos y no nos han podido arrebatar. Como el fin de cada año llego la época consentida de todos.

Vamos con toda la actitud.

No olvidemos integrar a los abuelos es necesario tomarlos en cuenta nadie mejor que ellos para dar un consejo y dar esos pequeños secretos en la cocina  que hacen la cena especial, nadie cambia la cena de navidad de su casa, los sabores son de cada familia, es momento para propiciar que la familia este unida este es el verdadero sentido de la navidad es una tradición que va heredándose de generación en generación.

También la navidad es un momento propicio para pedir perdón, para rectificar las malas acciones que a veces realizamos incluso sin querer, no debemos almacenar rencores se convierten en enfermedades, nuestras almas deben ser libres, cuando la vida transcurre nos damos cuenta que enojarnos con las personas que amamos son solo tonterías de los humanos, que no haya falta de comunicación y que exista el respeto a la diversidad de criterios, no es fácil hacer el ejercicio de aceptar culpas y pedir perdón pero es el momento no hay nada que comprobar solo amor para disfrutar plenamente de la vida

Yo te propongo que esta navidad hagas un alto para trabajar en ser una silla vacía digna del futuro para alguien, llénate de energía positiva y diles a tus seres queridos lo mucho que los amas, valora cada instante, él hubiera no existe y los momentos son irrepetibles disfruta solo me resta desearte querido lector una feliz navidad y un próspero año nuevo.

Temas

Comentarios

Te puede interesar