Secciones
No lo habrías imaginado hasta ahora (primera parte)
Influencers

No lo habrías imaginado hasta ahora (primera parte)

Ni Con Frenillos Me Detengo por Adalberto Pereira diseñador gráfico de La Verdad

por Adalberto Pereira

No lo habrías imaginado hasta ahora (primera parte)

No lo habrías imaginado hasta ahora (primera parte)

¿Cómo digieres algo políticamente incorrecto si te lo dicen de la nada?

No lo sé, pero ni quiero saber, así que solo te lo diré, las plantas también sienten dolor y sufren como nosotros al lastimarnos.

Bien, ahora vislumbra todo lo que conlleva eso que acabo de contarte, tómate tu tiempo, te doy 10 segundos, ¿ya?...

Si pensaste muchas cosas en poco tiempo no te preocupes, lo resumiré a la nada.

Arrancar hojas, quebrar ramas, pelar corteza, cortar tallos, desenterrar raíces, extraer frutos, destrozar pétalos, pisar hierba o cualquier tipo de vegetación, planta o árbol.

Ahora todo esto que acabo de enunciar únelo al concepto de ‘dolor’ y de ‘a cada acción hay una reacción’ aunque en ésta, no la haya. Imagina cómo cada acto dicho representa un hecho de increíble flagelo, de una tortura ciega, de ensordecedor silencio y de agonía muda. Gritos por dentro, tan invisibles como palabras nunca escritas.

Empezar a imaginar esto es muy oscuro, pero hay un dicho que reza: la ignorancia es dicha.

Si bien no es algo que quisieras saber, que esto te sirva para explorar partes enigmáticas que nadie te contará en una plática.

Hay unos estudios que han querido dar respuesta a ésta cruda teoría y sus respuestas obtenidas no son del todo alentadoras. Una vez un estudio intentó desmentir que las plantas tienen sentimientos, pero se quedaron sin resultados tangibles que pudieran dar respuesta certera, y de esto derivó otro estudio a investigaciones posteriores.

Otros estudios han dejado a la comunidad botánica desconcertada por resultados que nunca pensaron obtener.

Una sola pregunta argumentaba todo.¿Cómo saber si las plantas pueden sentir?

Responder de manera inconsciente es fácil, diríamos que es muy lógico, que si no lo sabemos es porque esos seres vivos no comparten el mismo sistema nervioso que cualquier animal mamífero, insecto, crustáceo, reptil, pez y molusco, por ser un tipo de vida clasificada de diferente manera.

Pero, ¿por qué no hay respuesta a algo que no se ha querido preguntar? Porque una respuesta podría suponer una astilla dolorosa en la conciencia colectiva de la humanidad, una verdad no contada por querer cuidar a los nuestros de un mal mayor, que bien resguardada en las sombras de la ignorancia sigue estando al día de hoy.

Procederé a contar aquellos estudios recabados con respuestas no tan agradables para ustedes lectores, pero será en la segunda parte de ésta columna.

Temas

Comentarios

Te puede interesar