Secciones
Influencers

Naufragio urbano

por La Verdad

Adriana Chuc/Conductora y periodista de Diario La Verdad @AdrianaChuc.- Naufragio urbano Salgo de la universidad, pasan las 11 de la noche y ha llovido todo el día, vengo preparada para el encharcamiento de la ciudad. Entro por una calle que no se ve nada inundada, pero conforme avanzo, el agua va subiendo. Mi carro empieza a inundarse cual Titanic, no sé si el agua entra por las puertas o por los pedales pero mis piecitos están nadando. Es tarde para abortar la misión, si me echo de reversa el agua se mete al escape y si sigo avanzando también me arriesgo a terminar de ahogar el auto. Sólo ruego por llegar a casa, mojada hasta los zapatos, pero llegar. Las inundaciones son un problema que ya no es exclusivo de ciudades tropicales y me gustaría mencionar cuatro causas: 1. El famoso “cambio climático”. Una realidad tan grande como las inundaciones mismas. Ciudades que nunca se habían visto afectadas por severas lluvias, hoy, se encuentran en crisis. El calentamiento global, por más que Trump lo niegue, provoca el deshielo de los polos y consigo el incremento del nivel del mar, cuya marejada se observa cada vez mayor, sobre todo en las tormentas tropicales y huracanes. 2. El obsoleto drenaje pluvial. La mayoría de las ciudades tienen redes que se construyeron hace muchas décadas pensando en muchos menos habitantes. No es un problema nuevo, así que no dudo que en los despachos gubernamentales existan carpetas que planteen soluciones a este problema hidráulico pero sí creo que faltan, desde hace años, decisiones políticas que impulsen esos proyectos. Después de todo, el drenaje es un trabajo que no se puede presumir, su inversión es alta, su construcción molesta las vialidades ¿y para qué le hacemos? Los políticos evaden esta tarea. 3. Falta de planeación urbana. Cuando se construye indiscriminadamente, con criterios comerciales dejando de lado las debidas investigaciones de impacto ambiental, las ciudades se vuelven impermeables, se cierran las áreas de escurrimiento natural con vialidades o viviendas que reducen las áreas naturales de absorción. La ecuación es simple: menos espacios verdes es igual a menos tierra suficiente para absorber el exceso de agua que producen las lluvias. 4. Y la más tonta de todas las razones por la cual mi auto naufraga a la mitad de la noche: la basura en la calle, obstruyendo el poco esfuerzo que hacen las alcantarillas de escurrir el agua. Como resultado tenemos una bella ciudad inundada. Entonces, mientras las autoridades mundiales hacen algo por el calentamiento y las autoridades locales por mejorar la urbanización, pues aquí en corto, porfa nada de tirar basura en la calle. Y todos los que lo hagan dejen de quejarse y preguntarse por qué se inunda su colonia, además de mi regaño deberían pagar la reparación de mi auto. Gracias a Dios llegué bien a casa, les debo el abrazo porque voy a sacar el agua del carro pero les deseo mucho éxito en estas temporadas de lluvias.

Comentarios

Te puede interesar