Secciones
Nada nuevo bajo el Sol: Las ilusiones del poder
Influencers

Nada nuevo bajo el Sol: Las ilusiones del poder

José Maldonado

por LaVerdad

Nada nuevo bajo el Sol: Las ilusiones del poder

Nada nuevo bajo el Sol: Las ilusiones del poder

Norbert Elias, reconocido sociólogo del siglo XX, describió el poder con la metáfora de un partido de tenis. La pelota representa el poder y los jugadores pueden entrar en contacto con ella o dominarla, según su posición o destreza en la cancha. Lo sobresaliente de esta metáfora es que nadie posee o se atribuye el poder, sino que entra en relación con los demás a través del poder.

Comprender el poder como una relación cambiante facilita la explicación del pragmatismo político. Hace unos días el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, invitó a su casa al ex candidato del PRI, José Antonio Mead, a quien calificó de “persona decente, buena, honorable”. Más recientemente en el Palacio de Minería describió al empresario Carlos Slim como “un ejemplo en México”. Atrás quedaron las descalificaciones mutuas. Apenas en julio designó a Manuel Bartlett como futuro director general de la Comisión Federal de Electricidad. Tal decisión hace un lado el pasado del político poblano, incluido en la lista de “impresentables” cercanos a López Obrador.

Desde la campaña de Morena ya se habían tomado decisiones polémicas como sumar a Manuel Espino, ex presidente del PAN, para servir de enlace con las organizaciones no gubernamentales o entablar una alianza farisaica con el Partido Encuentro Social (PES). Así las cosas, la imagen de López Obrador y José Antonio Mead tomándose la mano ha despertado desde viscerales diatribas hasta las disculpas más insensatas. ¿Se están tomando de la mano los valores republicanos con la mafia del poder? Definitivamente, no.

El problema de origen es, precisamente, el eslogan contra la “mafia del poder” que recogió el descontento, la decepción de tantos miembros de la sociedad, para distinguir a buenos de mafiosos. Y ahora que se sientan en el mismo sillón, resulta confuso. Yo no me dejo sorprender. Era deseable, en el marco de la lógica del poder, que el futuro presidente trabara alianzas con todos los jugadores presentes en la cancha de tenis. ¿Esperaban que los sacara a puntapiés? En todos los partidos políticos y en la sociedad civil existen personas con prestigio profesional, que desarrollan su trabajo con ética, personas a quienes se debe sumar. A otras, lamentablemente, se les suma por conveniencia.

Por supuesto, la cancha ahora la domina Morena, con miembros del equipo de gran reputación como Olga Sánchez Cordero; pero los partidos de oposición, la clase empresarial, los sindicatos, las organizaciones liberales y conservadoras, siguen ahí. Hay sectores que simpatizan con Morena que toman con mesura y riguroso sentido crítico las decisiones de López Obrador. Otros sectores se formaron expectativas tan elevadas que ahora se desgastan en confrontaciones y justificaciones. Pero si no se entiende que a nadie pertenece la pelota de tenis, les seguirá embargando la confusión, pues pueden esperar decisiones similares el resto del sexenio.

Temas

Comentarios

Te puede interesar