Secciones
Leoncio Carballo
Influencers

Muerte y trascendencia: Leoncio Carballo

Leoncio Carballo Díaz Muñoz es médico cirujano especialista en Sexología y miembro distinguido de la Gran logia Unida La oriental Peninsular

por LaVerdad

Leoncio Carballo

Leoncio Carballo

Morir es el principio de la vida

Quizás uno de los temas más recurrentes en la historia de la humanidad es la muerte y la duda si hay algo después de la muerte.

No es mi propósito dar explicación acerca de este tema, donde se ha escrito mucho, desde múltiples posiciones.

El ser humano es el único animal que se da cuenta de que puede morir en cualquier momento y trata por diversas rutas de en vida encontrar propuestas o soluciones para cuando muera. La voz del pueblo nos dice: ‘escribe un libro, siembra un árbol y ten un hijo’, de esta manera se deja un legado a la humanidad, pero son pocas las personas que cumplen con estas tres propuestas y a lo mucho cumplimos uno o dos de estas propuestas.

El ser humano tiene cuatro preocupaciones básicas: la muerte, la soledad, la libertad y el sentido de vida. En este escrito abordaré la muerte.

¿Para qué nace el hombre sino para morir?, esta declaración pudiera sonar catastrófica, pero lo único seguro que tenemos desde el momento de nuestra fecundación es que moriremos. ¿Cuándo?, ¿dónde y cómo?, he ahí el quid del asunto, nadie lo puede determinar,

En esta preocupación de trascendencia las personas vivimos en un mundo lleno de que hacer y de satisfacer las necesidades de los demás,  desde niños nos visten y educan según nuestros padres consideran, nunca tomando en cuenta lo que queremos, vamos a la escuela y cumplimos con las competencias que se nos piden desde preescolar hasta el posgrado, entramos a la vida laboral y cumplimos un horario y las indicaciones que se nos dan; nos casamos, tenemos hijos y repetimos el ciclo de la familia, y a la edad de 60 o 65 años nos jubilamos y nos convertimos en ancianos esta población creciente día a día de las personas adultas mayores, y esperamos nuestra muerte, ya que es lo que debe ser.

Este resumen pudiera sonar triste o decepcionante pero las personas así vamos por la vida, satisfaciendo a los otros, a nuestros padres, maestros, jefes, parejas etc. Y vamos viviendo como muertos, solo cumpliendo con lo que se espera hagamos.

El ser humano vive con la vida y la muerte a su lado, todos los días nos enfrentamos a la muerte, vivimos rodeados de ella, ya que es  nuestra compañera de vida, suena paradójico esta dualidad muerte-vida, esta pareja indisoluble;  la muerte es la negación de la vida, y la vida la negación de la muerte, no es posible separar esta dualidad la muerte se da como consecuencia  de la vida, y la vida se niega con la muerte, no es posible dejarle la muerte solo a los moribundos, ya que el final está presente desde el principio, desde que nacemos empezamos a morir.

Así la reflexión de la vida no es si se da o no, pareciera ser que las preguntas serían: ¿Qué hacemos para vivir como personas libres y llenas de vida?  ¿Cómo nos preparamos para nuestra muerte?

La reflexión final es: ¿Cómo decidimos vivir?  En un estado de descuido dejándole a los demás vivir nuestra vida o viviendo en un estado de cuidado viviendo nuestra vida preparándoos para recibir a nuestra muerte e ahí nuestra libertad de elección a través de la toma de conciencia eso querido lector es tu decisión.

La muerte no es el final, es solo el principio a la vida, recordemos no nos creamos ni nos destruimos, solo nos transformamos, la decisión de cómo es nuestra, he ahí la paradoja de la libertad, siempre estamos atrapados en tomar decisiones

Temas

Comentarios

Te puede interesar