Secciones
Millenial ambivertida: ¡Que caro es decir sí, acepto!
Influencers

Millenial ambivertida: ¡Que caro es decir sí, acepto!

Yulsi Magaña

por LaVerdad

Millenial ambivertida: ¡Que caro es decir sí, acepto!

Millenial ambivertida: ¡Que caro es decir sí, acepto!

Son las 11:30 de la noche entre risas, bromas, también momentos de logística, análisis de la existencia humana, religión y muchos temas más aparece la pregunta más deseada de mundo por cualquier mujer pero la que más preocupación puede causar.

“Sí, acepto”

La mañana siguiente el informe a la familia, en la tarde de ese mismo día más de la mitad de todos los amigos saben que te casarás y para la noche las redes sociales están informándote de 67 notificaciones felicitando a la nueva pareja comprometida..

Pasa una semana y te comienzas a preguntar ¿cuánto te costará todo lo relacionado al gran evento de tu vida?

De inmediato sales en busca de papel, no lo encuentras ¡dios mío! Los nervios. Decides utilizar una libreta para no perder ningún papelito de apunte y así tener todo en orden, en lo que catalogas como tu magnifico momento. Es hora de llamar al novio e informarle los planes meticulosos que has elaborado y el análisis financiero que has hecho.

Vestido de novia $22, 000

Traje del novio $2, 500

Banquete $87, 000

Anillos $15, 000

Invitaciones $1, 000

Después de la enorme lista de actividades a realizar te das cuenta que el tiempo no rinde para casi nada, claro porque eres la típica chica trabajadora con hora de entrada y jamás de salida, aun así ambos logran hacer un tiempo para maniobrar el inicio tempestuoso de una relación. Bien dice la biblia que casarse trae tribulación.

Por cierto hablando de biblia aun falta definir bien qué será sobre la boda religiosa, claro muy pendiente de la fiesta y todo y la boda religiosa se pasó por alto, no olvidemos que eres chica moderna. Bueno ahora toca a tu chico analizar esa cuestión.

Pasan los días, que no son para nada tranquilos, y abruptamente el tiempo que dispones en días de descanso se ven interrumpidos y ahora cuando más cerca se encuentra el día más maravilloso de todos no tienes tiempo ni para salir a comer, obvio ya hasta problemas de gastritis por tanto laboral. ¡Bien chica, has ganado un pedacito de cielo, dinero no, pero el cielo sí!.

Ha llegado el día y todo deslumbrante y perfecto para que ahora si a disfrutar de ¡la luna de miel!... por allí perdidos en algún lugar.

Temas

Comentarios

Te puede interesar