Secciones
Mi humilde opinión: Animales en campaña
Influencers

Mi humilde opinión: Animales en campaña

Carlos Vivas

por LaVerdad

Mi humilde opinión: Animales en campaña

Mi humilde opinión: Animales en campaña

No, no se mal interprete el título de esta colaboración. Sí hay animales en campaña, pero eso es tema más de politólogos.

Más bien me refiero a la bandera que han adoptado algunos personajes que aspiran a un puesto de elección en el tema de la protección animal.

Unos y otros han ofrecido “soluciones” al problema de animales en situación de calle y maltratados. Soluciones que van desde comederos callejeros, albergues para caninos y felinos e incluso hospitales públicos para animales.

A la distancia todo se oye y se ve bien, pero el problema es el mismo de cualquier ofrecimiento en campañas políticas: sólo se dice lo que la gente quiere escuchar. Y es que el número de personas que comulga con acciones en pro de los animales ha aumentado y desde luego representan una buena cantidad de votos, eso es todo.

Si se analiza con detenimiento cada promesa se podrá descubrir la dificultad o los problemas que representaría echarlas a andar, por ejemplo los comederos callejeros pueden ser un foco de contagio si un perro enfermo bebe agua o se alimenta babeando las croquetas y otro sano hace lo mismo.

En cuanto los albergues, ¿cuánto tiempo pasará para que llegue al tope de su capacidad? ¿Después se exigirá la apertura de otro y otro hasta el infinito? Son una abierta invitación a que más perros o gatos sean abandonados a sus puertas, sino pregunten a instituciones como Afad o Evolución por los problemas a los que se enfrentan.

Si hablamos de hospitales, la inversión es similar a en cuanto a instalaciones y equipamiento que consultorios médicos para humanos ¿de veras será prioridad para un gobierno?

Señores candidatos, no hay que descubrir el “huevo con frijol” como decía mi abuela, existen leyes y reglamentos a nivel municipal y estatal que en realidad son letra muerta porque no se aplican. Los actores encargados de esa tarea por lo general no tienen la mínima idea de cómo hacerlo.

Existe un reglamento municipal que sanciona administrativamente con multas, pero al hablar al 070, supuesto número para reportar casos de maltrato, una respuesta recurrente es que no es competencia de ellos. Se supone que la policía municipal cuenta con una unidad especializada en el caso de maltrato, pero su rango de acción es limitado.

Por otra parte, el código penal ya considera como delito el maltrato y tortura animal, pero los agentes ministeriales por lo general no saben cómo abordar los casos ni como canalizarlos. No hay protocolos de atención o los que existen no son adecuados, ni en una instancia ni en la otra.

Es verdad que las leyes y reglamentos pueden parecer incompletos o mochos, pero no se podrá evaluar su aplicación y posterior adecuación o reforma si no se ponen en práctica.

Señores candidatos no hace falta hacer grandes compromisos para parecer que el tema “les interesa”, bastaría que propusieran la aplicación correcta e irrestricta de la ley para su posterior evaluación, la capacitación del personal, la creación de protocolos de atención que sean difundidos entre la población y la regulación de venta de mascotas fuera de lugares establecidos. Tengo la seguridad que cuando las sanciones sean ejemplares como resultado de la actuación pronta de la autoridad, entonces los casos de maltrato y abandono disminuirán… pero esta sólo es mi humilde opinión.

Temas

Comentarios

Te puede interesar