Secciones
Maritza Morales: Un viscoso enigma
Influencers

Maritza Morales: Un viscoso enigma

Ambientalista y directora del colectivo Hunab en defensa del medio ambiente

por LaVerdad

Maritza Morales: Un viscoso enigma

Maritza Morales: Un viscoso enigma

Una sonrisa escapa de mi rostro cuando recuerdo algunas travesuras de la niñez, imagine el asombro de mi abuela Loló al verme traer entre las manos a un pegajoso y saltarín ser, al cual confieso nunca sentí interés en besar para convertirlo en príncipe, pues para mí su versión de sapo era más divertida .

Mi abuela con voz fuerte y preocupada me aseguraba que si me orinaba un sapo me iba a quedar ciega. Frase que actualmente me empeño en desmentir aunque creo que a veces es mejor que el mito siga existiendo si es una forma de conservar a estos increíbles  animales. 

Primero aclaremos que hay ranas hembras y ranas machos, así como sapos hembras y machos, por lo que una rana nunca será la esposa de un sapo.

Otro proceso poco explicado es la metamorfosis,  es común saber que las orugas atraviesan por una transformación para convertirse en mariposas o polillas pero ¿una rana? …resulta que los anfibios son los únicos vertebrados capaces de sufrir modificaciones en sus cuerpos. 

Al grupo de sapos y ranas se une otro flamante ser pegajoso, éste si tiene cola: la salamandra. Imagine algo parecido a una lagartija pero que no es lagartija porque su primera etapa de vida es dentro del agua.

Y entre las salamandras no podía faltar un ejemplar rebelde y desafiante a todas las reglas de la naturaleza, especie mexicana que se niega a salir del agua y por ende a adoptar un aspecto maduro, hablo del ajolote mexicano, el cual además de mantener su aspecto de salamandra joven posee cualidades que intrigan a los científicos: la regeneración celular.

Si un ajolote pierde una patita, parte de su cerebro o de su corazón, éstos órganos simplemente se regenerarán volviendo a ser funcionales.

La vida de un anfibio es asombrosa, peligrosa y poco valorada. ¿Recuerda cuándo fue la última vez que escuchó la melodiosa voz de un sapo al croar con todo su aliento llamando  a su novia? Cada vez es más difícil escucharlos en la ciudad y si llega a encontrar uno no lo dañe, recuerde que se alimentan y controlan a las cucarachas, mosquitos y hasta culebras.

Y si cree que el mundo de los anfibios no podía ser más raro, permítame presentarle otro integrante de las 360 especies que habitan en México,  uno poco conocido, la cecilia mexicana, parecida a una culebra pero que no es culebra, sino cecílido. Nuestro país ocupa el quinto lugar mundial en variedad de anfibios y la mitad de éstos están en riesgo y necesitan ser protegidos.

Una última característica asombrosa es que sapos y ranas respiran también por la piel. En su primera etapa de vida son renacuajos y utilizan sus branquias para respirar el oxígeno disuelto en el agua, pero conforme experimentan su metamorfosis,  desarrollan pulmones que no son suficientes para respirar en la superficie y entonces… respiran también por la piel.

Los sapos con una piel tan delicada corren el riesgo de enfermarse al ser tocados por los humanos, creo que si de niña hubiera sabido esto, las travesuras de atraparlos rápido hubieran terminado. Pero que esto no incida en la esperanza de que en alguno de ellos aguarda un príncipe azul.

[email protected]

Temas

Comentarios

Te puede interesar