Secciones
Influencers

Los otros millennials

por La Verdad

Editor en La Verdad @Pedro_Zapataf Pedro Zapata / Diario La Verdad Los cigarros y los dulces de a 5 pesos o los chicles de 15 y 20, son los productos que ofrece Martín Caballero, un joven originario de Cintalapa, Chiapas que tiene nombre de un santo católico. Tiene 22 años y no sabe que es millennial. Tampoco le importa cuando le medio platico al respecto, dice que él sí trabaja todos los días y que no le interesa a qué generación pertenece sino vivir o “sobrevivir más bien” en esta época. No es común que acepten una plática y más cuando ni le compras algo, pero el hecho se dio. Comenta que antes de llegar a Cancún, hace cuatro años, le platicaron que tenía un mar que no era azul como él lo imaginaba. Sólo ese hecho lo animó más a venir con otros conocidos de su generación que tampoco siguieron estudiando, porque sus padres le dijeron que “sólo con que aprenda a leer bastaba”. Fue así que conoció el mar. Diario recorre parte de Cancún y a veces viaja a Playa del Carmen. La misma imagen he visto en varias ciudades del sureste del país. Son jóvenes de entre 12 y 26 años, que recorren las zonas concurridas de Mérida –donde hace dos años no se veía-, Campeche, Ciudad del Carmen y Villahermosa. Se trata de personas que se ganan la vida vendiendo dulces y cigarros, para lo cual tiene que caminar todo el día bajo el sol. Por las noches, descansan en cuartos donde viven hacinados con otros compañeros que se dedican a lo mismo. Son originarios, en su mayoría, de Chiapas, aunque seguramente habrá de otros estados también. Y mientras, muchos que sí saben que son millennials tratan de no trabajar y de hacer lo mínimo necesario porque se saben de una generación. ¿Qué onda con eso? Siempre me preguntaré qué importancia tiene pertenecer a una u otra como si la fecha de nacimiento marcara la forma en la que debemos actuar. El caso de Martín Caballero al decir que no importa porque le es más preciso sobrevivir deja que pensar el tema de siempre: los unos y los otros. ¿Por qué unos sí y otros no? Pero si a él le tocó nacer en tales circunstancias ¿qué culpa tienen los otros jóvenes que quieren ganar mucho haciendo poco desde casa? Son muchas las aristas que pueden decir al respecto y todo conlleva a la enorme desigualdad que ha prevalecido en el país y la cual, parece ser, que es normal. ¿Neta debería serlo? Tampoco creo que a los que sí les importa ser millennials estén mal por ser como son. Solo es preciso cambiar un poco de actitud, porque algunos se pasan y llegan a rayar en ser malas personas o muestran demasiada indiferencia ante lo que pasa más allá de su mundo real o de fantasía. ¿O tú qué piensas?

Comentarios