Secciones
Las mil y un verdades: Los contribuyentes y el derecho de audiencia
Influencers

Las mil y un verdades: Los contribuyentes y el derecho de audiencia

Demetrio Correa

por LaVerdad

Las mil y un verdades: Los contribuyentes y el derecho de audiencia

Las mil y un verdades: Los contribuyentes y el derecho de audiencia

Todos los ciudadanos debemos conocer que el “Derecho de Audiencia Constitucional” previsto en los artículos 8º. y 14º. de la Constitución Política de México, nos permiten ejercer derechos de petición, así como garantías de ser oídos y escuchados por nuestras autoridades sobre algún asunto en particular; de índole legal-jurídico, laboral, político, administrativo, fiscal, etc. estableciendo un procedimiento directo entre el ciudadano y la autoridad, tribunal u otro órgano de toma de decisiones oficial.

Existen diferentes derechos de audiencia, pero en este artículo en particular me voy a referir al “Derecho de Audiencia”, previsto en los artículos 8º. y 31, noveno párrafo del Código Fiscal de la Federación.

De acuerdo a lo establecido en el artículo 8º. del CFF, los funcionarios y empleados públicos respetarán el ejercicio del derecho de petición, siempre y cuando, este derecho se formule “por escrito”, de manera “pacífica y respetuosa”.

Toda petición deberá ser dirigida, a autoridad competente y en funciones, la cual, tiene obligación de otorgar respuesta en breve al peticionario.

Por su parte, lo previsto en el artículo 31 noveno párrafo del CFF, establece que, en las oficinas autorizadas por el Servicio de Administración Tributaria, (SAT) se recibirán las declaraciones, avisos, solicitudes y demás documentos tal y como se exhiban, “sin hacer observaciones ni objeciones”, aunque únicamente se podrá rechazar la presentación cuando deban presentarse a través de medios electrónicos o cuando no contengan los siguientes datos:

a).- El nombre, denominación o razón social del contribuyente,

b).- El Registro Federal del Contribuyente (RFC),

c).- El domicilio fiscal del contribuyente,

d).- Que el documento presentado, carezca de firma del contribuyente o en su caso, del representante legal.

e).- El documento presente tachaduras o enmendaduras, o que, en el caso de las declaraciones se presenten con errores aritméticos. En este último caso, la autoridad se reserva el derecho de cobro de las contribuciones, multas y accesorios que resulten de corregir estos errores.

Como podemos analizar, los contribuyentes en mucho de los casos no aprovechamos este “Derecho”, pues pensamos que, si lo ejercemos, la autoridad tendrá represalias inmediatas en contra de nosotros. Las estadísticas nos indican que los mexicanos en su gran mayoría, siempre evitamos un conflicto con las autoridades, por lo que muy pocos exigen sus derechos.

Exigir nuestros derechos a través del derecho de petición o de la garantía de audiencia es, ante todo, un derecho enmarcado como “Garantía Constitucional”, y hay de aquella autoridad, que no quiera respetar este derecho, porque violentaría un derecho garantizado en nuestra carta magna.

En muchas ocasiones ejercer el derecho de petición sobre un asunto obscuro en la ley que perjudica nuestro desempeño comercial o profesional, tendría beneficios directos sobre cómo hacer mejor las cosas y evitar alguna sanción en el futuro. Por su parte, la garantía de audiencia nos brinda la oportunidad de defensa y sobre todo de ser escuchado sobre actos privativos sobre los bienes o derechos, derivados de actos de autoridad.

Conocemos que en realidad las autoridades rechazan por cualquier motivo, alguna solicitud o petición que le hagamos, pero quiero ser reiterativo, siempre busquemos la asesoría profesional, con la finalidad de poder ejercer este derecho en forma profesional, y recuerden que los que no tengan medios económicos para pagar a un profesional, acudan a la PRODECON, ya que este organismo, tiene como filosofía, la defensa de los derechos elementales de los contribuyentes ante las autoridades administrativas y fiscales.

Temas

Comentarios

Te puede interesar