Influencers

La ciudadana Mara

La ciudadana Mara

La ciudadana Mara

Columna La Pura Verdad por Juan Kant 

Por juan kant

21/10/2020 12:57

LA PURA VERDAD 

No se equivoquen. Cuando Mara sale a la calle combativa, con coraje, se arremanga la camisa, se pone los guantes y alza bolsas de basura para meterlas en el camión de la basura, no es lo mismo que los recorridos de

cualquiera de los políticos o políticas que dicen que les encanta andar en la calle “preocupados” por los vecinos de Cancún preguntando por sus condiciones de vida, como si las desconocieran.

Cuando Mara va a la calle y pega su hombro al de los trabajadores, lo mismo de servicios públicos como de recolecta de basura, los supervisa y alienta a los vecinos a sacar su basura y le aplauden y agradecen, no es lo mismo que lo que hacen “valientes” políticas y políticos que nomas van a las regiones a tirar rollo y a prometer “gestiones”. No, no es lo mismo.

Los “críticos”, sean del sector empresarial, medios de comunicación, analistas u opinólogos de café, nomas de ver así a Mara les da calor y se rasgan las vestiduras gritando “Sacrilegio!! Sacrilegio!! Un político o política no debe hacer eso!!!” “No le pagamos por levantar la basura” “Debe estar sentada en su escritorio y dar órdenes de que se le quite la concesión a la empresa!!”

Luego se ven los intereses de unos y otros que aún siguen en el rancio paradigma de la gran figura política que sólo saluda a la gente desde arriba de su Suburban o que a piedra y lodo se la pasan encerrados “trabajando” en su lujosísima oficina custodiada por sendos guaruras con lentes obscuros y mariconera al hombro indicado a los parroquianos donde está la “secre” con la que tienen que “sacar cita”. No se equivoquen, ubíquense, los tiempos políticos son afortunadamente otros.

De unos y otros se entiende. Hay intereses que se están frotando las manos, quieren la concesión, ya tienen sus empresas listas funcionando aunque sin permisos pero ya operando en la clandestinidad, en la zona hotelera y en tiraderos clandestinos, claman el juicio de lesividad.

Otros, desde las posturas de los grandes y sagrados cánones de la política, de la Teoría Política y del Estado, del Gran Partido y de la sacrosanta Gran Ideología (de izquierda o de derecha) del gran Mao o Francois Miterrand, convertidos en la Santa Inquisición de la política no conciben a Mara verla así y rabiosamente la critican desde su pobre subjetividad.

A unos y a otros les voy a decir diferencia. Cuando Mara se pone el overol y sale a las 11 de la noche y dirige a la tropa y va narrando en el streaming en vivo en su cuenta Facebook, por cierto, haciendo un derroche de valores sociales con recomendaciones sobre tratamiento de la basura en la casa, en la calle y participación ciudadana, ahí en ese justo momento, a media calle, levantando una bolsa de basura, ayudando a los trabajadores, saludando y dando indicaciones a los vecinos que le aplauden, y viendo en los comentarios en vivo agradeciendo y dando ánimo a Mara, la diferencia es que, ahí, justo en ese momento, Mara no va haciendo política, no va como política, va como ciudadana !! Sí, esa ciudadana que ha logrado sacar de su escritorio y oficina al político o política Presidenta Municipal y la saca a la calle a encarnar la solución, a fajarse como lo hacen los vecinos y los trabajadores de limpia, eso que es lo que, ni más ni menos, quieren ver los ciudadanos y ciudadanas de sus gobernantes, que sean y se comporten como ellas y ellos, como uno más y no como esos políticos que hasta el saludo ensayan con brazo extendido y mano levantada, no, Mara no es de esos o esas, Mara es esencialmente una ciudadana en el poder, les guste o no les guste, les cuadre o no les cuadre, se los digo a la Kant, es decir, asistiéndome la razón.

La Pura Verdad: Sépanlo, la política nació allá en la Grecia helénica, en la Roma del gran Tiberio Graco, como un asunto de-los-ciudadanos, el polite era el ciudadano que participaba en la eclesía (asamblea) de la polis o ciudad.

juankant4@gmail.com

Lee también