Secciones
Homilía: Natividad de San Juan Bautista
Influencers

Homilía: Natividad de San Juan Bautista

Emilio Carlos Berlie Belaunzarán

por LaVerdad

Homilía: Natividad de San Juan Bautista

Homilía: Natividad de San Juan Bautista

La Iglesia nos educa a celebrar el día de la muerte de los santos -día de su nacimiento al cielo- hoy es la excepción. Celebramos el nacimiento de Cristo, y el de Juan el Bautista, quien fue santificado ya en el seno de su mamá, por la presencia de Jesús en la Santísima Virgen María, que va de visita con su prima Santa Isabel.

Se eligió esta fecha -24 de junio- porque el Ángel le dice a la Virgen María que su prima ya tiene 6 meses de embarazo, y esto es lo que motiva el misterio que conocemos como La Visitación. Este nombre en personas y templos se popularizo mucho, incluso lo asumieron 23 Papas, el último de los cuales el querido Juan XXIII que fue quien convocó el Concilio Vaticano II, el acontecimiento eclesial más importante del siglo XX.

Las lecturas más que proponer la vida y actividades del Bautista se concentran en el nacimiento. “El Señor me llamó desde el seno materno…” (Is. 49). Lo mismo el salmo Responsorial: “Eres Tú quien me ha tejido en el seno de mi madre…”

La lectura del Evangelio insiste sobre la imposición del nombre. Su mamá dice que debe llamarse Juan, con sorpresa de todos, porque nadie tenía ese nombre en la parentela, le preguntan a su papá –todavía mudo- y escribe en una tablita: “Juan” es su nombre. Juan significa: “Don de Dios”. Por la narración de la visitación, sabemos que el niño dio saltos de júbilo en el seno de su madre ante el saludo de María.

Es tan importante la figura de Juan, que la Liturgia le aplica el famoso segundo verso del Siervo del Señor de Is. 49. Porque el Siervo de Dios, como Jesús en el Evangelio de san Lucas y como Juan el Bautista, tienen una fisonomía profética.

Su misión –como la de Jeremías- tendrá dificultades, fatigas, sufrimientos y contradicciones, incluso Juan el Bautista entregará la vida. Pero la protección de Dios se describe en el estar bajo la sombra de su mano. Porque te elegí desde el seno de tu madre, para que por ti se manifieste triunfalmente la gloria del Señor tu Dios. Una vocación total, que exige una dedicación total.

La narración del nacimiento tiene tres puntos básicos:

1. Nacimiento + fuente de gozo, y lleno de alegría que es como una primera epifanía de Dios y anticipación del gozo y la gloria plena de Cristo; con un nombre que significa “gracia, amor de Dios”

2. La circuncisión + signo de alianza entre Dios y su pueblo ya que el anunciará que viene el que es plenitud de la perfecta Alianza. De hecho, así lo dice: “Yo no soy el que ustedes piensan, pero después de mi viene uno a quien yo ni siquiera merezco desatarle las sandalias de los pies” -segunda Lectura de hoy- (Hech. 13, 25).

3. La vida nómada y oculta en el desierto, hasta el día de su manifestación. Como Jesús, Juan es llevado al desierto. Como Jesús se presenta en calidad de precursor, anunciando que el Reino de Dios está cercano y que no se puede retrasar la conversión.

Temas

Comentarios

Te puede interesar