Secciones
Homilía: “La vitalidad de cristo, palabra del padre”
Influencers

Homilía: “La vitalidad de cristo, palabra del padre”

Emilio Carlos Berlie

por LaVerdad

Homilía: “La vitalidad de cristo, palabra del padre”

Homilía: “La vitalidad de cristo, palabra del padre”

La Palabra de Dios que se proclama al pueblo es el contenido esencial de la liturgia de hoy. Esdras reorganiza la comunidad hebrea y la reúne en torno a la lectura en asamblea de la Ley (1ª. Lectura).

En el Evangelio Jesús inicia su actividad pública leyendo y comentando al profeta Isaías en el que se habla del Mesías que anuncia el año de gracia del Señor. Se anuncia que la Palabra de Dios ha tomado presencia y cuerpo en Cristo y se aplica a los “dones del Espíritu” que Él concede a la comunidad de los creyentes (2ª. Lectura).

La liturgia nos presenta la importancia de escuchar la Palabra, en dos fases esenciales de la historia de la salvación. Nehemías inicia el camino de las asambleas que se hará habitual en la Sinagoga, El Evangelio lo presenta personificado en Cristo, que es la Palabra y que tiene la capacidad de conducir este camino a su última realización convocando a todos los que son hombres y mujeres de buena voluntad.

La Asamblea de Nehemías. El pueblo de Dios debe su existencia a la Palabra de Dios, una Palabra que crea, que le da significado a todo, que hace vivir, crecer, y fecunda el corazón como la lluvia la tierra (Is 55, 10). Todo el andamiaje de la vida de Israel gira sobre la Palabra de Dios, lo que quiere decir que Dios está cercano y actúa a favor de su pueblo. “El hombre vive de lo que viene de la boca del Señor” (Dt 8, 3).

En los momentos más trágicos de la historia el pueblo de Israel encuentra la salvación en la Palabra. Los fracasos políticos y las calamidades sociales se interpretan como un castigo por haberla traicionado: “Ellos no escucharon tu voz, por ello les has enviado todas estas pruebas” (Jer 32, 23).

El Israelita se sentía dependiente, -como vocación y destino-, de esta Palabra, por ello su plegaria cotidiana comienza diciendo: “¡Escucha Israel!” (Dt 6, 4-9). El pueblo descubre así, en los siete días consecutivos que los reúne Esdras, una renovada conciencia religiosa y política. Conduciéndolo a redescubrir las raíces de su relación con Yahvé. El pueblo llora, así al contemplar la propia vida viendo lo que podría haber sido en la fidelidad, y las causas y motivos de sus infidelidades. Que es lo que cada uno debemos hacer.

La Asamblea de la sinagoga de Nazareth. Es la tercera vez que san Lucas menciona al Espíritu:
• En 3,22 dice que “descendió” sobre Jesús.
• En 4,1 dice que Jesús fue conducido al desierto por el Espíritu.
• En 4,14 dice que el Espíritu se manifiesta en el poder de la Palabra.

Tres verbos significativos: desciende, conduce, se manifiesta. El acontecimiento se da dentro de la celebración ordinaria del sábado hebreo, en la sinagoga donde se lee semanalmente la palabra de Dios Jesús toma la palabra como es consentido hacerlo a un adulto; se sabe que cada vez se continúa la lectura ahí donde terminó la semana anterior, siguiendo los propios ritmos de cada asamblea.

La Palabra misma, que se “ha hecho carne”, hace que su anuncio ya no sea profético sino revelador. Termina así el tiempo de las palabras, promesas, esperas y ahora se inicia la realización. 

Temas

Comentarios

Te puede interesar