Secciones
Influencers

Hacer las cosas bien

por La Verdad

Bernardo Flores/Diario La Verdad Cancún, Q. Roo  Reza un dicho que el flojo y el mezquino hace dos veces el camino, el primero por no hacerlo bien a la primera y dejarlo al “ahí se va” y el segundo por ruin, abusivo y despreciable. Algunos políticos, parece que hoy van por su segundo, tercer o incluso cuarto camino, pero dudo que todos estén pensando hacer bien el camino. Y es que en la constante búsqueda de la perfección y la mejora continua, la gente tendemos a no estar satisfechos. Un ejemplo de esto y limitando las aristas considerablemente, es la guerra contra el narco que el ex presidente Calderón emprendió. La queja primero fue que ese negocio estaba pegándole duro a la seguridad en el país y que el gobierno no hacía nada. Cuando el gobierno hizo algo, la inseguridad creció y los gobernados alzamos la voz pidiendo más control y menos muertes, pero fue por algo que nosotros pedimos. Ahora muchos que militaron con colores nacionalistas, azules, amarillos o naranjas buscan una posición de elección popular –por las razones que sea: desde el que no encontró el apoyo que buscaba con su partido, hasta la que ahora sí siente el llamado de la ciudadanía – pero la pregunta es si harán las cosas bien. Pero entonces hay que definir bien según quién, porque para sus intereses personales, muchos piensan bien para ellos, pero bien para los demás, para la sociedad, para el estado y toda su gente, no estoy siempre seguro. “Hacer las cosas bien”, de hecho, no es difícil. Es responsabilizarse, aceptar los compromisos hechos y hacer lo mejor que se puede. Lo difícil en el bien es cuando entran en juego los egos, objetivos y metas personales y no me refiero al querer un puesto de elección popular en el gobierno (es completamente válido, yo quería, por ejemplo, ser presidente) pero entonces entra en juego el para qué queremos eso. He visto muchos políticos que quieren hacer el bien y se retiran con un saldo, ya no digamos blanco, pero al menos equilibrado. La sociedad clama al unísono que ese camino que se haga, por primera, segunda o cuarta vez, vele por una ocasión en la línea del bien mayor, el de los más de 120 millones de habitantes, el que necesita confianza en sus líderes, el bien por el que sí vale la pena repetir el camino, incontables veces. Director de contenidos y productos editoriales. @ bfheymann

Comentarios

Te puede interesar