Secciones
Hablemos Derecho: ¿Doble Jornada? Las tareas domésticas en el hogar tienen el valor de un trabajo
Influencers

Hablemos Derecho: ¿Doble Jornada? Las tareas domésticas en el hogar tienen el valor de un trabajo

Dileri Olmedo

por LaVerdad

Hablemos Derecho: ¿Doble Jornada? Las tareas domésticas en el hogar tienen el valor de un trabajo

Hablemos Derecho: ¿Doble Jornada? Las tareas domésticas en el hogar tienen el valor de un trabajo

En este siglo XXI se deshace el tabú de “la mujer debe ser una ama de casa”, y es que hace mucho tiempo se creía que el sexo femenino era el débil, conservando la arcaica tendencia de que las mujeres deben educarse como madres, amas de casa, buenas esposas, calladas, y demás. A pesar de eso, no todos los pensamientos, ni todas las culturas han evolucionado, ya que, en distintas partes del mundo, todavía se ve a la mujer como un objeto sexual, o como una ama de casa. Las tareas domésticas son equivalentes a realizar una jornada laboral, puesto que las tareas domésticas requieren de tiempo, atención y colaboración.

El 14 de octubre del 2015, se resolvió un amparo directo que fue concedido a una mujer de 67 años, quien, con motivo de su divorcio, solicitó una pensión alimenticia, misma que le fue negada en la primera, segunda y tercera Instancia por el Tribunal Colegiado. Este caso no fue muy sonado, sino hasta que la Secretaria de Estudio Ana María Ibarra, contó acerca de la Ponencia del ministro Arturo Zaldívar, siendo entrevistada para conocer su punto de vista con relación al trabajo doméstico.

La mujer de 67 años solicitó una pensión alimenticia con motivo de su divorcio, pero ésta le fue negada porque ella ya contaba con una pensión que se les otorga a los jubilados. La mujer alegó que su derecho a recibir alimentos subsiste, puesto que, durante su matrimonio, además de haber tenido un empleo renumerado con el cual también contribuía con el sostenimiento del hogar, realizaba el trabajo del hogar, así como también las tareas del cuidado de los hijos, contemplándose así una “Doble Jornada”.

La mujer alegó tener el derecho de que su excónyuge tenía la obligación de compensarla por realizar la doble jornada, teniendo en cuenta la necesidad de sufragar los gastos médicos que derivaban de problemas de salud por la edad que padecía.

Se estimó en la primera sala, el análisis de haber cometido discriminación, ya que, debido a género, el hecho de ser mujer no significa que está obligada a realizar las tareas domésticas y de cuidado, debido a que también contaba con un empleo renumerado. El desequilibrio económico debía ser eliminado según esta sala para así abrir paso a un acceso de vida digna.

Otra perspectiva contemplada fue el envejecimiento, ya que la ley busca proteger los derechos de los adultos mayores, y dado que se encontraba en un estado de vulnerabilidad al no poder atender los problemas de salud, la pensión de jubilación le era insuficiente por lo que se vuelve indispensable velar por los intereses de la solicitante.

 

Temas

Comentarios

Te puede interesar