Secciones
Influencers

El reino donde todos se desbordaron para ayudar a los demás

por La Verdad

Francisco Espinosa / Periodista Diario La Verdad. Quiero ver tu comentario a @espinosapaco El reino donde todos se desbordaron para ayudar a los demás Erase una vez un gran reino, donde un par de tragedias naturales unieron a todos, logrando lo impensable. Que las casas tricolores se unieran con las de los amarillos, los azules, los oscuros y el gran rey ordenara a su corte salir a levantar escombros y ayudar a la población, además de que giró instrucciones para que se suspendiera el pago de impuestos para las comarcas afectadas y fue más allá, castigó con dureza a los lord a los que se les comprobó que se quedaban con la ayuda para la población. Ante tal postura, todos los duques y duquesas suspendieron sus ceremonias de informes, destinando esos recursos a favor de la población necesitada. Pero no todo fue fácil, porque los alquimistas querían mantener el control del gran reino y por medio de los escribanos inventaron una historia sobre una niña perdida en medio del bosque, hecho que se hizo para que toda la población se concentrara en eso y se olvidara que había más necesidades que atender y cuestionara también los errores en las construcciones que ya tenían señalamientos de ser frágiles ante cualquier tempestad. Para tener viva la mentira los bufones fueron una parte importante, porque con su escena mantenían la atención de la gente las 24 horas. Pasaron los días y las personas se olvidaron de que comarcas alejadas del centro del país habían sufrido daños y la gente también requería de apoyo y ayuda, ya que todo se concentraban hacia el punto medio del gran reino. En medio de toda esta tragedia los aristócratas, que son los encargados en este reino de hacer las leyes y que reciben muchas monedas por eso, incluso no haciendo nada, puntualmente siempre les llega su recompensa, ellos decidieron donar el 100 por ciento de sus pagos, ya que consideran que ahora es cuando en verdad la población requiere de ellos y como se deben al pueblo es su deber ayudar. Los ex reyes también se solidarizaron con la gente al renunciar a sus pensiones, propiedades y guardias que les fueron asignados. Todo esto, amigo lector, ocurrió en un reino muy pero muy lejano, porque en nuestro México lindo y querido la realidad es diferente. Aquí los legisladores y senadores, no todos claro, pero sí la gran mayoría, se ha movido con mezquindad. Algunos apenas y se han dejado ver para que les tomen la foto y eso es todo. En otros casos hicieron una aportación personal que no pasó de 3 mil 500 pesos por diputado (a) cuando mensualmente perciben un sueldo de hasta 45 mil pesos. En el caso de los informes nadie suspendió su evento o por lo menos lo pospuso; en las ceremonias del grito de Independencia hubo ayuntamientos en México que contrataron hasta a artistas que cobran más de 100 mil por presentación. México se puso de rodillas, sobre todo con el temblor del pasado 19 de septiembre, pero la gente se levantó y está en pie trabajando y tratando de salir adelante, pero el gran problema vendrá después, cuando vean la crudeza de sus gobernantes que no van a suspender el pago de impuestos bajo argumento de que se necesitarán para la reconstrucción. Nada más quiero ver si en diciembre los diputados federales, senadores y consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) van a renunciar a sus aguinaldos o los ex presidentes van a donar sus pensiones, que no son cualquier cosa. Ya quiero ver a Vicente Fox donando su pensión.

Comentarios

Te puede interesar