Secciones
Influencers

El mensaje del Islam Ahmadía

por La Verdad

Un Agujero de Serpientes

Imam Azahar Goraya/ Diario la Verdad

MÉRIDA, Yucatán.- La fe es algo que debe conducirnos hacia lo bueno. En el Islam, la fe consta de dos partes: nuestras responsabilidades hacia el prójimo (haqooq-ul-ibad) y hacia Dios (haqooq-ul-lah). El Sagrado Corán, el libro que Al-lah (Dios) reveló al santo profeta Muhammad (sa), resume sucintamente los niveles de adoración de Dios y los deberes hacia Su creación: “En verdad, Al-lah os ordena permanecer en la justicia y dispensar un trato amable, y dar como se da a los parientes…” (16:91). Es decir, debemos de adorarlo sólo a Él, después adorarle teniendo en cuenta sus favores sobre a nosotros, y después adorarle con un amor profundo y personal. Y en cuanto a Su creación, debemos de actuar hacía ellos según la justicia, con un trato amable, y en el último nivel de espiritualidad, actuando hacia ellos cómo una madre trata con sus niños.

Pero para tantos actos, es necesario tener una fe pura e incorrupta. El Mesías Prometido, Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad (as), escribió acerca de este punto:

“Vosotros, los que habéis sido invitados hacia el bien y la verdad: Tened la seguridad de que sólo nacerá en vuestros corazones la atracción divina y lograréis purificaros de toda mancha cuando vuestros corazones rebosen de fe. Pero si creéis que ya la habéis adquirido, estáis sufriendo un engaño. No tenéis nada de fe, pues no reunís las mínimas condiciones para ello. La razón es que no os abstenéis del pecado ni obráis como es debido, y no teméis el mal como debéis temerlo.

Reflexionad por un momento: ¿Quién introducirá su mano en un agujero lleno de serpientes venenosas? ¿Quién consumirá a sabiendas una comida envenenada? ¿Quién penetrará en una selva plagada de fieras sin tomar precauciones? ¿Cómo es posible que vuestras manos y pies, vuestros oídos y ojos se arriesguen a cometer tantos pecados estando al corriente de la retribución divina? El mal no puede triunfar ante el bien. ¿Seríais capaces de arrojaros a un fuego abrasador que os reduciría a cenizas?

Las cúpulas de la fe se elevan hasta el cielo, donde Satanás nunca podrá llegar. Quienquiera que logre purificarse, será gracias a la fe. La fe conforta en el dolor, hasta el punto de hacer bajar a un rey del trono para adoptar la mendicidad; la fe nos consuela en la desgracia; la fe nos capacita para ver a Dios; sin la fe es inútil la expiación y vana la redención, pues sólo mediante la fe se logra la rectitud; la fe libera al hombre de la esclavitud del pecado y le conduce hasta Dios, hasta el punto de hacerle superar a los mismos ángeles en perseverancia y sinceridad. Cualquier religión incapaz de inculcar la fe es falsa; cualquier religión incapaz de mostrar a Dios es falsa; cualquier religión que se apoye solamente en antiguas leyendas es falsa.

Dios es hoy el mismo que fue en el pasado; Sus poderes son los mismos que fueron antes y Su capacidad de mostrar prodigios la misma que antaño. ¿Por qué os resignáis, pues, con meras leyendas? La religión que sobrevive gracias a los milagros y profecías del pasado es una religión muerta y está en trance de desaparición. También fracasará la comunidad que no conoce a Dios ni se purifica con Su mano.”

Para aprender más acerca del Islam, favor de contactarnos:

[email protected]

9991294594

Comentarios

Te puede interesar