Secciones
Influencers

El matrimonio España-Cataluña llegó a su fin

por La Verdad

Benito Pérez es un ciudadano más común que corriente y escribe en La Verdad @Benit0Perez.- El matrimonio España-Cataluña llegó a su finLa Televisión, la radio y la Internet, nos despertaron este día con una noticia más allá del gran charco, España se convulsiona, los catalanes quieren independizarse, y las imágenes se suceden una tras otra mostrando la violencia de la policía tratando de evitar que los ciudadanos voten, si desean ser parte o no de la madre patria.El conflicto aparentemente lejano provoca gran curiosidad entre la gente de a pie, que como su servidor no alcanzo a comprender por qué Cataluña querría separarse de una nación tan bonita –según los medios oficialistas, tan pacífica, tan incluyente y tan exitosamente económica como lo es España.Y esto del éxito económico no lo digo yo, basta con mirar los palaciegos complejos hoteleros de los ibéricos en la Riviera Maya, su forma tan peculiar de tratar a los mexicanos o los comentarios del presidente del grupo BBVA, el español Francisco González, alertando sobre los peligros del populismo en México.Entonces hay algo que no termina de cuadrar, mis dos neuronas se vuelven locas y tratan de comparar, es como si Yucatán quisiera independizarse -otra vez-, y entonces mirar en los mapas un México mocho, -sin agraviar a los panistas, sería irreconocible, pero quizás no es el caso de los ibéricos.Quizás la leyenda de Europa como primer mundo no sea del todo cierta, al menos no para muchos, quizás Cataluña sea como lo que se vio en las redes sociales una especie de “esposa” maltratada, castigada, golpeada por el marido abusivo.La realidad es que España pierde. Teme quedarse más pequeña. ¿O tiene miedo a dejar de percibir la entrada de recursos por la vía catalana?, pero sobre todo, su temor más grande es a lo que no conoce, teme al futuro de verse pequeñita y por eso aplica la fuerza del estado para impedir que los y las catalanas puedan decidir sobre su futuro.Finalmente, habrá un perdedor, perderá el violento Estado Español, quizás no se ha dado cuenta que hace mucho tiempo Cataluña dejó de quererlo, quizás nunca hubo una gota de amor por España, quizas Cataluña ya vio un mejor futuro sola, enfrentando sus propios retos y por qué no, tomando sus propias decisiones. Habrá que ver.

Comentarios