Secciones
Influencers

El lado oscuro de Mariana Zorrilla ¡Le pegó al gordo!

por La Verdad

Benito Pérez.-Benito Pérez es un ciudadano más común que corriente y escribe en La Verdad @BenitOPerezMariana Zorrilla Erales es la mujer que eligió a Roberto Borge Angulo como el hombre del que sólo la muerte la separaría, hoy está libre, y derrochando una fortuna que se alimentó del erario público de Quintana Roo.Se dice que Mariana Zorrilla, ex esposa de Roberto Borge Angulo, creció dentro de una familia humilde que se sostenía de la venta de pescado y luego de calzado en la ciudad de Cancún, hasta que alguien vio a la joven, bastante guapa, y la llevó a los “cuernos de la luna”.Pero no fue Roberto Borge, se dice que fue el también ex gobernador Félix González Canto, quien la conoció primero y luego con la ayuda de la madre, Rosy Erales Sabido, arreglaron el matrimonio de Mariana Zorrilla con el ex gobernador ahora preso en Panamá, Roberto Borge Angulo.Y es que mientras la familia goza los regalos y las prebendas del poder, -entre ellos se habla de una plaza en la dirección general del Conalep- Mariana Zorrilla vive una vida en la comodidad, lejos de los reflectores que alguna vez tanto enamoró con su estilo de vida socialité.Mariana y Roberto se casaron el 28 de diciembre de 2009 y se divorciaron el 8 de junio de 2016, ese mismo día Roberto Borge anunció por las vías oficiales su divorcio con Mariana Zorrilla, y fueron las redes sociales las que empezaron a hacer ruido que la tercera en discordia era la ex diputada Gabriela Medrano Galindo.En sus casi seis años de matrimonio, a la ex primera dama de Quintana Roo se le conoce por ser siempre amable, siempre sonriente, también por su complicidad. Le pegó “al gordo”, pero a cambio también supo de primera mano los gustos del “Bebo”, las mañas, las situaciones más truculentas o complejas, y justo a tiempo logró zafarse de la relación, por supuesto con una muy buena indemnización.Finalizo mi breve versión de los hechos con un comentario de la escritora Alma Delia Murillo “…pensar que estas mujeres hicieron una elección consciente para ser cómplices —y en algunos casos protagonistas— de todo lo que han sido, pero una vez que se cruzan ciertos límites, los seres humanos somos capaces de cualquier cosa”.

Comentarios