Secciones
EL NIDO DEL KAU: Mi destino es leer
Influencers

EL NIDO DEL KAU: Mi destino es leer

William Casanova

Colaborador de La Verdad Yucatán

por LaVerdad

EL NIDO DEL KAU: Mi destino es leer

EL NIDO DEL KAU: Mi destino es leer

Terminó la 8a edición de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán, ¿Cumple ese encuentro anual el objetivo de inyectar la pasión por las letras, por las buenas historias? Cada quién habla de la feria como le va en ella, así que partamos del amplio estacionamiento del Centro de Convenciones Siglo XXI.

Saturadas las zonas de estacionamiento, el flujo de visitantes no dejó de circular en nueve días. La gente no se conformó con regar las arterias más grandes del recinto, ya que algunas de sus gotas invadieron venas más flaquitas, como una llamada “Sala Uxmal Siete” y, más allá, el Museo del Mundo Maya.

En este mar de gente se encontraron padres, hijos, vecinos, compañeros de la escuela. Una asistencia predominantemente juvenil, con una reacción natural a tomarse los auto-retratos entre libros que no generó gran movimiento en las redes sociales. Aunque se creó el #, no hubo ninguna tendencia o estrategia en redes para canalizar esa energía en una campaña a favor de la lectura.

El balance de esa romería en las ventas corre a cargo de los expositores. No es válida una opinión particular porque cada casa editorial tiene un mercado específico; debe ser un balance general. Pero sean altas o bajas, no creo que las ventas de libros reflejen un fomento de la lectura, conozco a muchos, incluyéndome, que degeneran en coleccionistas de ejemplares nunca leídos.

En todo caso, hablamos ya de una Feria del Libro, no de la Lectura. Para asegurar mercados de lectores, de ciudadanos mejor informados, como los cárteles, debemos enviciar a las nuevas generaciones a la literatura. Es una inversión, no un costo, dejar al visitante en libertad, que las hojas salten de mano en mano, tolerar el robo. La respuesta irremediable será una generación adicta a las buenas plumas. Ofrecer espacios para que los visitantes jueguen con los libros y revistas, en vez de envolver las páginas en mortajas de plástico.

En fin, ahí estuvo la propuesta basada en la venta de libros baratos que encabezó el Fondo de Cultura Económica, y su titular Paco Ignacio Taibo II, quien como en sus visitas anteriores, posó para fotografías y concedió muchas entrevistas a medios, el cigarrillo siempre en la boca, apagado en el recinto.

En las presentaciones, mesa redonda, y una palabra que adoran los escritores, “conversatorios”, hubo cupo lleno en los foros vinculados más con la política que con la literatura. Nos faltó el don de la ubicuidad para asistir a más de dos foros al mismo tiempo, tal y como como se diseñó el programa de la actual edición. En la mayoría de las presentaciones vi muchas sillas vacías, con menos de 10 asistentes.

Justo una presentación con poca asistencia escribió la esencia de esta Feria. La tarde del jueves 21, “Materia escrita” llegó como un proyecto juvenil que no se preocupa por las becas y apoyos gubernamentales sino que ocupa tiempo, conocimiento y experiencia a la difusión de plumas emergentes. Su quijotesca misión rinde frutos: estudiantes de secundaria y de preparatoria quedaron atrapados en los relatos cortos y poemas de escritores nuevos que reflejan su sentir, su soledad, su cosmovisión. Textos literarios de alta confección, sin tanto rollo, sin tanta saliva, sin palabras domingueras.

Temas

  • influencers

Comentarios