Secciones
Después de la tormenta, llega la calma
Influencers

Después de la tormenta, llega la calma

El Baúl de los Recuerdos por Lucía Cruz.

por LuciaCruz

Después de la tormenta, llega la calma

Después de la tormenta, llega la calma

Déjenme contarles que el inicio de mi semana fue bastante tormentoso… mi lunes de tempranero no tuvo ni un poco, porque me llevé la sorpresa de que ya era algo tarde para comenzar a arreglarme y esto, era sólo el inicio.

Me metí a bañar y tardé siglos porque me llevé la sorpresa de que el agua estaba por acabarse ya que salía muy poca. Saliendo, me cepillé los dientes, justo al abrir la llave para enjuagarme la boca: ¡se acabó el agua!

En fin, no era el fin del mundo, así que se solucionó con un vasito de agua potable. Al momento de elegir la ropa para el trabajo, recordé que no la he acomodado así que agarré lo primero que encontré.

Salí corriendo de la casa y justo al momento de meterme al carro, era tanta mi prisa que sigo sin entender cómo, pero terminé azotándome el brazo con el borde y sí, en ese preciso momento quería regresar a mi casa y simplemente dormir.

Sin embargo, las responsabilidades no me lo permitían así que todo el camino al trabajo me la pasé enfadada. Ya en el trabajo quise ponerme en plan feliz ya que tenía transmisión y si algo puede mejorar mi ánimo es hablar de deportes.

Sin embargo, el lunes es uno de los muchos días pesados que tenemos… así que por más que intenté apurarme sentía que no acababa y cuando por fin reduje la lista de pendientes a la mitad, me dejaron el triple de lo que tenía originalmente.

En fin, hice lo posible por acabar y luego subí a prepararme para el programa (si no lo vieron, vayan a la página de Facebook de Diario la Verdad y ahí lo encontrarán), en eso me di cuenta que eran casi las 12 y no había ni comido, ni desayunando.

Justo cuando sacaba mi maquillaje, me di cuenta que tenía un pay de queso en la bolsa y tranquilamente me lo comí, acabamos programa y bajé a continuar con mis responsabilidades… salí puntual dejando todo en orden y me sentía estresada.

Ya saben, ese pesar que tiene luego de un lago día y cuando me siento así, me gusta tomarme un tiempo donde sólo esté yo reflexionando de lo sucedido y dejando que el coraje salga de mi cuerpo.

Así que me fui al cine, amo ir solita al cine… obviamente también acompañada, pero cuando voy yo, disfruto tan tener ese espacio sólo para mí que a veces nos es tan necesario.

Para mi suerte, sólo había una caja abierta y una fila enorme… cuando por fin compré lo que quería, entré a la sala y por supuesto que la película ya había iniciado, pero eso no fue lo mejor de la función.

No, no hablo de la película… sino de unos adolescentes que se la pasaron chiflando, aplaudiendo y haciendo chistes durante toda la película. Intenté ignorarlos, pero eran bastante escandalosos.

En la noche, ya en mi casa, dormí muy poco… pero ese poco me bastó para que el martes me levantara de mejor humor y con ese sentimiento de felicidad instantáneo.

- Twitter e Instagram: @lucruzc

Temas

  • Columna
  • El Baúl de los Recuerdos

Comentarios

Te puede interesar