Secciones
Desde el pódium: Se cierra un capítulo… y se abre otro nuevo
Influencers

Desde el pódium: Se cierra un capítulo… y se abre otro nuevo

Fernando Río

por LaVerdad

Desde el pódium: Se cierra un capítulo… y se abre otro nuevo

Desde el pódium: Se cierra un capítulo… y se abre otro nuevo

La voluntad y la razón deben prevalecer sobre el encono y la pasión desmedida; privilegiar el diálogo sobre el egoísmo, sentarse a la mesa es reconocer las capacidades y virtudes de cada uno de sus comensales.

En la configuración geopolítica de este nuevo México, un México nuevo, nos encontramos ante una cartografía distinta, en donde, Morena cuenta, desde el legislativo con la mayoría de los escaños, el Partido Acción Nacional le sigue como segunda fuerza política y en tercer puesto, está el Partido Revolucionario Institucional.

Un tercer lugar, eminentemente derrota para el otrora primera fuerza nacional, situación que motivará (o deberá) motivar a la reflexión de las bases del priismo, esta elección cimbró las bases del organismo revolucionario (más aún que en el año 2000).

Las voraces campañas electorales finalizaron y los actores perdedores aceptaron su derrota, algunos más aún siguen combatiendo espacios desde la litis, desde lo jurídico en los tribunales, y los candidatos ganadores preparan a sus equipos para el período llamado de transición democrática.

Uno de los pilares de la democracia es la aceptación del resultado, irónico quizá, porque el presidente electo hace menos de doce años decía “al diablo con las instituciones” y hoy que es favorecido por amplio margen, se alinea a los órganos constituidos para validar su elección, la de la mayoría.

Otro de los pilares, ahora desde lo político, es que una vez electo, el representante legislativo o ejecutivo tendría que despojarse de su linaje partidista y trabajar para todos, sin distingo, sin discriminar el origen o la filiación de cada quien.

Sería como decir que todos estamos en la misma aeronave, acudiendo a un destino en común, y cada seis años los pasajeros cambian al piloto por otro diferente. Nuestro objetivo en común tendría que ser cuidarnos y ayudar a que aterricemos bien.

Panistas, morenistas, priistas, petistas, ciudadanos,  todos tenemos la obligación moral y constitucional de encaminar los esfuerzos, unir las capacidades de cada quién y procurar que a México tenga orden, seguridad y desarrollo económico sustentado en los factores de bienestar que anhelamos.

Simular que es así pero en realidad se arropa a “quienes apoyaron en la campaña”, sería un error que durante sexenios se ha repetido; la discontinuidad en las políticas públicas, la escasa probidad de los servidores públicos y las vendettas personales únicamente retrasan el progreso y multiplican el resentimiento social.

En Yucatán, tendremos un escenario por demás multifacético, ya que la administración estatal y municipal serán encabezados por el PAN, el Congreso estatal tendrá mayoría priista mientras que las representaciones federales serán para los liderazgos de Morena.

Las tres fuerzas también deberán sentarse a coordinar planes estratégicos de alto alcance, los yucatecos merecemos más, que se continúe con visión estadista pero sensible, la atención y el mejoramiento del campo yucateco, que la seguridad siga siendo un baluarte y que el sector empresarial se fortalezca.

Tenemos la certeza que así será, porque la responsabilidad va más allá de los intereses particulares, el compromiso tiene que ser trabajar para todos, sentirnos orgullosos de nuestro voto (sea cual haya sido) y avanzar.

Temas

Comentarios

Te puede interesar