Secciones
Desde el pódium: La violencia... ¿Nuestra compañera inseparable?
Influencers

Desde el pódium: La violencia... ¿Nuestra compañera inseparable?

Fernando Rio Rosado

por LaVerdad

Desde el pódium: La violencia... ¿Nuestra compañera inseparable?

Desde el pódium: La violencia... ¿Nuestra compañera inseparable?

Una de estas tardes en que mi agenda de trabajo me permitió quedarme en casa sin compañía, puesto que mi esposa e hijo aún cumplían con sus jornadas laborales, ante mi atención dispersa para intentar leer un Libro, decidí encender mi “Caja Idiotizante” para intentar distraerme con una película o serie (normalmente sólo veo deportes o noticieros) y luego de ejercitar el dedo pulgar en el control remoto, deteniéndome por unos minutos en cada canal, no logré encontrar algún programa en el que no hubiera algún grado de violencia explícita, pasando por el abominable Doctor Anibal Lecter en el Dragon Rojo, cuya perversidad alcanzaba para servir de cenar a sus invitados órganos humanos guisados de manera gurmet, pasando por telenovelas y hasta caricaturas.

Y así canal tras canal hasta llegar a las comedias estelares donde la perversidad y la intriga conjugadas con las lágrimas son elementos predominantes.

Al llegar mi esposa y comentarle mi preocupación por lo que la tele nos muestra de manera cotidiana como algo natural, ella me ubicó en un programa de “Mentes Criminales” en el que a través de la tecnología y la ciencia de la medicina forense se resuelven difíciles casos, pero la imagen de la disección de un cadáver no estimuló mi apetito para la cena y posterior sueño reparador.

Pero luego llegaron los noticieros nacionales y con ellos la realidad que sobrepasa a la ficción. Los secuestros, homicidios, asaltos, tráfico de drogas y otras lindezas de la escoria humana que están a la orden del día, y mi mujer me dice que en los programas los asesinos y los difuntos son actores que al término de la escena se levantan y siguen con su día, en tanto los de las noticias son de verdad hombres o mujeres que muchas veces van a dar a una fosa común.

En los periódicos no es muy diferente pues los temas policíacos son los más leídos, amén de que la economía es un tema que nos lleva al extasis cuando nos enteramos de las alzas a productos de la canasta básica para que la familia pueda vivir decorosamente, ya que con el salario mínimo difícilmente se satisfacen las necesidades de una vida digna.

Ni los deportes nos salvan de la compañía de la violencia pues el box, la lucha libre, las artes marciales mixtas en una jaula nos llevan al delirio mientras más rudas y mayor cantidad de sangre se derrame, la contienda se puso mejor, sin contar con la agresividad de las “Barras” de los equipos de fútbol.

En la calle los feminicidios ya ameritan la Alerta de Género y algunos despiertan tal rencor social - y no culpo a la sociedad-- que han habido intentos de linchamiento.

Y entonces me pregunto, ¿esta situación tiene remedio? Y me respondo, por el bien de la humanidad debe tenerlo.

No podemos seguir viviendo así, exclamo con vehemencia, no quiero eso para mis hijos y nietas (son dos hasta ahora).

A mi juicio la familia juega un papel primordial, pero con padres violentos física y/o psicologicamente será difícil, el alcohol y otras sustancias alteran la armonía de muchos hogares en todos los estratos sociales, pero desde ahí hay que empezar, el buen juez por su casa empieza.

Políticas públicas que impulsen una policía eficiente como ha sido hasta ahora, pero sin excesos, para reprimir el delito y medidas de prevención a través de la Segey, la educación, y lo escribo con mayúscula, debe ser formativa desde las escuelas de preescolar hasta el nivel superior, por tanto los maestros deben de estar capacitados para esta importante labor.

La Secretaria de Salud también tiene su nicho de aportación con campañas de alerta, atención psicológica a personas violentas y a las víctimas entre otras y desde luego el sistema de justicia que debe imponer sanciones ejemplares a los agresores de acuerdo a la gravedad y circunstancias del delito así como custodia ante posibles represiones a quien se atreve a denunciar.

Habrán otras acciones que usted amble lector pueda sugerir... ¡Bienvenidas!

¿Los medios son reflejo de la realidad? ¡Uf que miedo! O son motivadores para que alguien se atreva a delinquir y alcanzar unos minutos de fama y muchos años de cárcel (me niego a mantenerlos en el penal, algunos casos son de imposible rehabilitación, ¿o el joven asesino de la niña de Tahdziu tendrá remedio?)

Todos tenemos que hacer algo al respecto, no vayamos luego a lamentar ser víctimas o ejecutores de un delito en un arrebato.

Yo me quedo con la música de los Beatles que en muchas de sus canciones promovían amor y paz. Yo le añado: respeto, paciencia y tolerancia, el deporte y la cultura son también elementos que coadyuvan con una sociedad pacífica y productiva como la que merece Yucatán, cuya sociedad es parte del problema y debe ser parte de la solución.

Temas

Comentarios

Te puede interesar