Secciones
Desde el pódium: Dos mil diez y nueve: Escepticismo contra Optimismo
Influencers

Desde el pódium: Dos mil diez y nueve: Escepticismo contra Optimismo

Fernando Río

por LaVerdad

Desde el pódium: Dos mil diez y nueve: Escepticismo contra Optimismo

Desde el pódium: Dos mil diez y nueve: Escepticismo contra Optimismo

Emociones, propósitos, buenos deseos, metas por alcanzar y por supuesto, la imprescindible cuesta de enero (que vaya que cuesta), son situaciones naturales de la vida en un el inicio del año, mientras que a nivel gubernamental, arrancamos una nueva etapa desde la Federación, con un mandato que aún no termina de ofrecer certeza al rumbo que llevará el país los siguientes seis años.

El barco presidencial del capitán Andrés Manuel Ahab hí va, luchando contra quienes vislumbran tormentas eléctricas y nubarrones en el horizonte, quizá, hasta desean que el tsunami político merme la fortaleza del navío llamado México.

Muchos pretenderán capitalizar el (normal) aumento de los precios y la inflación, así como la concurrente batalla de los presupuestos, todos los estados quieren más para su gente, y en ocasiones, simplemente los recursos no son suficientes.

En Yucatán, cuatro diputados del Partido Revolucionario Institucional votaron a favor del proyecto enviado por el titular del Poder del Ejecutivo; algunos de sus correligionarios tricolores los llaman traidores y desleales, cuando en política, la lealtad de los representantes debe ser hacia los votantes, hacia sus electores, privilegiando siempre la razón.

Sin ánimo de hacer juicios de valor ni mucho menos decir si estuvieron bien o mal (eso es relativo), los legisladores priistas tuvieron que haber realizado sus análisis técnicos y sociales para aprobar en ese sentido. Veremos en los siguientes meses si los recursos canalizados fueron para el beneficio de las familias yucatecas.

La economía, tan dependiente de los factores globales e internos es complicada: los productos y servicios incrementan en costo, afectando el poder adquisitivo de miles de familia, que pese a los esfuerzos, no alcanzan para una mejor calidad de vida.

No hay que ser economistas para saber que el aumento del dólar, sumado a la poca oferta de empleos bien pagados refleja sectores en depresión, en donde es más fácil participar de la informalidad o ilegalidad que de otros rubros.

Por supuesto que todos nos deseamos lo mejor, pero… ¿cómo lograrlo? ¿Cómo llegar a casa después de dieciséis horas de labores y darles a nuestras familias los recursos para suplir nuestras ausencias?

El sacrificio, ese sustantivo, que los mexicanos conocemos muy bien, o nos vamos de viaje o compramos la estufa que nos hace falta, o pagamos la colegiatura o adquirimos un Seguro Médico privado, cambiamos el auto o compramos medicinas en momentos de enfermedad.

Hay que mirar atrás, pero solo para recordar las experiencias que tuvimos, para después, mirar el camino hacia adelante, porque, como sea, seguiremos trabajando con empeño para sacar adelante a nuestra familia, para intentar vivir mejor, para regresar algo a Yucatán y a México de lo que hemos recibido.

Deseo a todos Salud, Tranquilidad y Trabajo, menos colorante a los Gobiernos y más amor a la Patria y Estado. Ya volverán los tiempos de competencia, sirvamos a la Sociedad, el pueblo es Sabio y sabrá otorgar su confianza a quien la merezca. Hasta la próxima

Temas

Comentarios

Te puede interesar