Secciones
Dengue Político: Los dengues económicos y políticos de la clase media mexicana
Influencers

Dengue Político: Los dengues económicos y políticos de la clase media mexicana

David Alpizar Carrillo: Colaborador de La Verdad

por LaVerdad

Dengue Político: Los dengues económicos y políticos de la clase media mexicana

Dengue Político: Los dengues económicos y políticos de la clase media mexicana

Según la OCDE, un mexicano pertenece a la clase media si es parte de un hogar (de dos miembros), que tiene ingresos entre el 75 y el 200 % del ingreso medio poblacional que para fines de 2018 era de 7,128 pesos mensuales (ojo, el ingreso medio no es el promedio, sino es aquél que divide a la población en dos mitades idénticas, o sea que, para fines de 2018, al menos el 50 % de los hogares mexicanos tenía un ingreso neto mensual inferior a 7,128 pesos).

O sea, que, si un hogar de dos personas tenía un ingreso entre 5,346 y 14,256 pesos al mes, para la OCDE, técnicamente estaríamos hablando de gente de la tan famosa “Clase Media”.

Tener ingresos iguales o mayores a 14,257 pesos al mes, ya coloca a ese hogar entre el 19 % de la población de mayores ingresos. Con este cálculo técnico, la OCDE considera que en México el 45 % de la población es de clase media.

Sin embargo, para fines prácticos, otras fuentes como el Euromonitor Internacional, define a la Clase Media, como aquel sector de la población que no es pobre ni rico, y para el caso de México, define otros estándares y fija los ingresos de este sector poblacional entre 15,000 y 45,000 dólares al año (25,000 y 75,000 pesos al mes). Asimismo, la clase media mexicana puede gastar más de la mitad de sus ingresos en comer fuera de casa, comunicaciones, ocio y educación privada. La casa suele contar con refrigerador, al menos un televisor a colores y dos celulares.

Son altamente sensibles a los impuestos, especialmente porque la mayoría de quienes conforman esta clase media, son causantes “cautivos”, o sea que sus impuestos son regularmente retenidos y enterados a la autoridad hacendaria por un patrón o por un cliente. También, son parte muy importante del consumo, pues regularmente compra en negocios establecidos.

Haciendo una combinación, de ambos criterios, se pudiera concluir que la real clase media mexicana se ubica en ese 19 % de los que más ganan, y si consideramos que la clase rica o muy rica (con ingresos mayores a los 75,000 pesos al mes) no va más allá de un 5 % de la población, pudiéramos estimar a la verdadera clase media mexicana en alrededor de 17.6 millones de personas (14 %) y que son los que verdaderamente sostienen al país en lo económico.

En lo político, mayormente conformada por profesionistas y pequeños y medianos empresarios, son un sector altamente codiciado por los otros sectores. La clase baja, que basa su poderío en su peso específico, los requiere como guía social y como ejemplo de superación económica; y la clase alta, que basa su poderío en su capacidad económica, los necesita de varias maneras, pero principalmente como escudo amortiguador en lo social, lo económico y lo político.

Pero, ¿qué le aportan las otras clases a la clase media? Pues, la clase alta les aporta trabajo y oportunidades, mientras que la clase baja, poco o nada le puede aportar, más allá de reconocimiento; y, por otro lado, puede representar una carga, sobre todo a la hora de tener que ayudar a los “parientes pobres”.

Movidos principalmente por motivos aspiraciones, la gran mayoría de la clase media, prefiere mirar hacia arriba, inclusive en sus preferencias políticas; con excepción de unos cuantos, que principalmente provienen de la cultura, las artes y la intelectualidad. Pero, más allá de pesos y contrapesos, es claro y evidente que el futuro de nuestro querido México, depende de cuánto dengue pueda soportar y manejar, “la bendita Clase Media”.

El Mosquito.

Temas

Comentarios