Secciones
Chuc, chuc mientras llego por Adriana Chuc
Influencers

De huevos…

Chuc, chuc mientras llego por Adriana Chuc

por AdrianaChuc

Chuc, chuc mientras llego por Adriana Chuc

Chuc, chuc mientras llego por Adriana Chuc

Miércoles de súper, ¿quién no la aplica? Adriana es la clásica persona que prefiere hacer su lista mental para hacer las compras, así que nunca se da cuenta de que cada vez le alcanza para comprar menos cosas.

La inflación en nuestro país ha alcanzado niveles exorbitantes afectando directamente el poder adquisitivo de las familias mexicanas, sobre todo en este inicio de año, en que se reg-istró un aumento promedio en los precios de 6.8%, cuando durante ocho años seguidos habíamos presenciado casi la mitad de esta cifra con un 3.6%. En los últimos diez años, de 2007 a 2017, la inflación se elevó en 51%, es decir que si antes hacíamos despensa con 200 pesos, ahora necesitamos más de 300 pesos para comprar las mismas cosas.

Aunque las autoridades y el gobierno aseguran que existen esfuerzos para frenar tales au-mentos, la realidad es que nos encontramos mal parados internacionalmente. Analizando los 24 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en Estados Unidos los precios al consumidor sufrieron un alza del 69%, a Canadá le fue un poco mejor con el 52% de aumento, pero en México nos llevamos el ridículo incremento de 610%, ¡más de diez veces que en Canadá!

¡Huevos! Se me estaban olvidando los huevos… Por cierto, ayer me enteré que en las regiones del norte del país el kilo está en 75 pesos señores, ¡casi un salario mínimo! Y eso que se consideraba una comida de pobres…

En octubre del año pasado la canasta alimentaria, conformada por 40 alimentos para cuatro personas, tenía un valor de 245.34 pesos, una variación de 27.28 pesos con respecto al mis-mo mes del año 2016 ¿y el salario mínimo? bien gracias.

Durante el mismo periodo el salario mínimo aumentó solamente siete pesos, sumándole el último aumento que se nos adelantó al 2018, el primero de diciembre, de 8.32 pesos, tene-mos 15.32 pesitos que no están ni cerca del incremento a los precios de la canasta básica.

Expertos de la UNAM aseguran que los mexicanos perdimos cerca del 80% de nuestro po-der adquisitivo en los últimos 30 años, es decir, antes de que yo naciera, a las personas les bastaban cuatro horas y 53 minutos laborales para poder comprar la canasta alimentaria.

El estudio llamado “México 2018: otra derrota social y política a la clase trabajadora” expone que “en 1987 le restaban al trabajador 19 horas y siete minutos para transportarse, comer, asearse, convivir con su familia, salir a pasear y dormir” pero actualmente requerimos más de un día (24 horas y media para ser exactos) de trabajo para alimentarnos y eso si es que tenemos tiempo de comer.

Interesante la situación para nuestros bolsillos en este 2018, ¿no? Los dejo porque voy a subir las compras al carro y no recuerdo haber visto los huevos, pero les deseo mucho éxito haciendo la despensa en esta cuesta de enero.

Temas

Comentarios

Te puede interesar