Secciones
Carlos E. Bojórquez Urzaiz
Influencers

De cabo a rabo: Color y vuelo de las aves

Carlos E. Bojórquez Urzaiz

por LaVerdad

Carlos E. Bojórquez Urzaiz

Carlos E. Bojórquez Urzaiz

Los pájaros más agraciados son los que obsequian su preludio para aligerar la carga del día y agasajan la mirada con su plumaje. Por estas razones merece la pena pensar en la nobleza de las aves, en su ternura pedagógica y en los alcances de su amplitud como seres vivos que pueden enseñarnos mucho acerca de la unión entre el arte, por la gracia de sus virtudes canoras, y la práctica plena de la libertad mediante el vuelo hacia horizontes inmensos.

Como componentes de nuestra condición humana, sin embargo, el arte, la libertad y la imaginación, inspiradas en las aves no son actividades aprobadas en ambientes donde impera cierta inclinación al utilitarismo, lo cual puede convertir la admiración por los pájaros en un afán puramente contemplativo, o como suele señalarse en expresiones cuyo significado sugiere que, la relación entre las personas y las aves es una suerte de camino seguro a la vagancia. Entre los dichos más socorridos figura uno que asegura que a alguien: “… se le voló el ave,”  cuando la locura o pasión por alguien se apodera de él. De manera tal que si repasamos el verbo pajarear, hallaremos que en varios lugares es aplicado a la persona que pierde el tiempo o que huye de  tareas y responsabilidades importantes.

Cierto que el habla popular está colmado de expresiones maravillosas, y a través de ellas los escritores se han nutrido para entregarnos novelas o poemas tan coloridas y sonoras como el plumaje y el canto de las aves.  Nadie dudaría eso, pero del mismo modo debe señalarse que existen artistas y pensadores que dejando de lado las locuciones desdeñosas,  practican una suerte de devoción asombrosa por las cualidades simbólicas de las aves, como las palomas de Pablo Picasso, por ejemplo. Y a Pablo Neruda debemos la hermosísima obra: Arte de Pájaros, con atractivas ilustraciones delineadas por sus amigos pintores que lo ayudaron a enriquecer ese singular libro, integrada por dos secciones: Pajarintos, donde el chileno canta a las aves reales, y Pajarantes, que son sino aves imaginadas, producto de pasión por los pájaros. En este poemario Neruda resumió su universo esencial de las aves de esta manera:

Me llamo pájaro Pablo

ave de una sola pluma

volador de una sombra clara

y de claridad confusa

las alas no se me ven

los oídos me retumban

Con la misma intensidad recogida por Neruda en sus palabras, admiro los pájaros más agraciados que me obsequian su preludio melodioso, y sin dubitaciones asumo que son fuentes inobjetables de mi condición humana, para apreciar el arte, para construir la libertad y para extender los linderos de mi imaginación.

Temas

  • influencers

Comentarios