Secciones
DESDE El PÓDIUM: El Juicio del Siglo
Influencers

DESDE El PÓDIUM: El Juicio del Siglo

Fernando Río Rosado

por LaVerdad

DESDE El PÓDIUM: El Juicio del Siglo

DESDE El PÓDIUM: El Juicio del Siglo

El Juicio del Siglo sigue su curso y las audiencias federales de las cortes estadounidenses sesionan con noticias que estremecen al sistema político mexicano, a sus exiguas autoridades, a los niveles gubernamentales medios y altos mandos del Ejecutivo, Legislativo y hasta del propio Ejército Nacional.

Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, aquel que se escapara dos veces de la custodia carcelaria, una en Puente Grande, Jalisco, la otra del Altiplano, sigue siendo una figura ¿icónica?; ¿infame? para el escenario socio-político.

Esas drogas que llenan de sangre las calles de nuestro México, pero en cuyo destino final -el suelo estadounidense - se permite ya su venta legal en algunos estados; es más, algunas de estas empresas ya constituidas están cotizando en la Bolsa de Valores de Nueva York.

La salpicadera de corrupción ahora recayó en el ex presidente Enrique Peña Nieto: un testigo protegido, un capo colombiano de nombre Alex Cifuentes aseguró under oath (bajo juramento), que el Chapo había sobornado con 100 millones de dólares a Peña Nieto.

Estas declaraciones nutren las teorías de conspiración de siempre, que los tentáculos del crimen organizado ya han alcanzado las esferas ulteriores del poder, un gran factor corruptor que compra consciencias y voluntades a rajatabla.

Una economía informal del terror, donde gana más dinero un halcón – alrededor de 8 mil pesos mensuales -, que un joven que egresa de la facultad del Derecho. En las estructuras del narcotráfico hay también sicarios, narco-menudistas, jefes de plaza.

Mientras los sindicatos docentes se pelean por una prueba de aptitudes, miles de chavos y chavas reciben una educación de baja calidad, en los últimos lugares de los estándares internacionales, llegan a las aulas de educación superior con escasas competencias educativas o profesionales.

Mientras debatimos del racismo de Trump en el tema de la construcción del muro fronterizo, miles de paisanos intentan emigrar por las pocas oportunidades de trabajo bien pagado. En vez de promover fuentes de trabajo atrayendo inversión extranjera, pretendemos expulsar a mexicanos y mexicanas hacia otros países.

Mientras promovemos políticas públicas de entregar dinero a los ninis, los porcentajes de presupuesto en ciencia y tecnología aún se mantienen en 0.5 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto; ser un investigador en México es sinónimo de escasez y de fraguas batallas contra la burocracia.

Sabemos de antemano el resultado del Juicio del Siglo. Los yankees jamás permitirán que su enemigo público número uno salga libre, son demasiadas las pruebas en su contra y le espera una condena de cadena perpetua en algún penal de máxima seguridad, donde seguramente jamás escapará.

El Juicio del Siglo debería ser hacia lo interno, hacia nosotros mismos, hacia lo que hemos construido con nuestra indiferencia o ignominia. Por permitir la construcción de un sistema político, social y cultural que eleva a figura popular a quien fuera un humilde agricultor de la sierra de Sinaloa.

Habrá muchos Chapos en el futuro, de hecho, hay muchos Chapos en el presente, porque mientras exista la demanda de algún producto siempre habrá la oferta. Aunque encierren a uno, el deseo de obtener dinero o dólares será, a perpetuidad, una directriz del ser humano.

Entonces… ¿Cuándo nos vamos a poner las pilas como ente constructor de buenas acciones? ¿Cuándo dejaremos de poner excusas para intentar ser más profesionales, menos corruptos y más promotores de los valores?

Dejemos de culpar a Peña Nieto o a Calderón, la culpa en este Juicio Social es de nosotros.

Temas

  • influencers

Comentarios