Secciones
Cuentos cortos: Un amigo que quería ser padre.
Influencers

Cuentos cortos: Un amigo que quería ser padre

Lidia Sanciprián es escritora y columnista. Twitter:  @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: Un amigo que quería ser padre.

Cuentos cortos: Un amigo que quería ser padre.

“Aquel hombre de 83 años, pudo haber sido mi mejor cómplice, amigo y guía, a pesar de la diferencia de edades”, decía Carmina.

Era 30 años mayor que ella, pertenecía a otra generación de gustos y valores, lo conoció cuando ya era una mujer adulta y podía reflexionar más allá de sus impulsos básicos, entonces comprendía que nadie es tan obscuro ni tan perfecto. Su intento de amigo era bohemio, sensible, libre, amoroso, un hombre condenado a ser feliz, tomaba de la vida lo que cada día le ofrecía, sin complicaciones.

Amante de las mujeres, caballero, cortés, bailador, jugador y torero, parecía que no veía consecuencias, sólo disfrutaba el presente.

(Quizás te interese: Cuentos cortos: El Big bang de Ángel

Aquel personaje tenía algunos impedimentos para ser su amigo y consejero, estaba casado y tenía demasiadas ocupaciones, entre sus obligaciones que trataba de cumplir o al menos aparentaba, sus hobbies y su buen corazón que siempre lo jalaba a ayudar alguna buena samaritana o cualquier otro que se presentara en su camino.

Quería ser amigo de Carmina, a veces trataba de ser su padre, pero prefería  que la pasaran bien, siempre con un toque de humor, aún en las situaciones más difíciles.

Contaba con un gran inconveniente, muy conveniente para él, una mujer que lo cuidaba y vigilaba silenciosamente, era de aquellas señoras que cuidan su caverna y necesitan conservar el control en bien de la manada. No quería que fuera amigo de Carmina, lo consideraba amenazante, prefería se portará como un padre.

Muchos años pasaron para que Carmina viera que en realidad aquel viejo quería su bien y su protección. Un día entendió aquellos obstáculos y los aceptó, a sabiendas que el principal impedimento de su amistad, fue que él era su padre.

Carmina le dijo:

“Sino fueras mi padre serías mi amigo” 

Aquel hombre era la persona que a ella casi le gustaría ser:  libre, feliz y sin preocupaciones.

Carmina lo decía con agradecimiento y un dejo de nostalgia porque también quería tener un padre y el viejo sabía  ser más amigo que padre.

Temas

Comentarios