Secciones
Cuentos cortos: La maga Beatríz
Influencers

Cuentos cortos: La maga Beatríz

Cuentos Cortos por Lidia Sanciprián, escritora y columnista invitada en LA VERDAD.

Twitter: @rsanciprian2

por LaVerdad

Cuentos cortos: La maga Beatríz

Cuentos cortos: La maga Beatríz

Con tan sólo pestañear y todo aquel tiradero se arreglaba.

Era un secreto de familia, abrir y cerrar los ojos y podíamos guardar la ropa en el armario, lavar los trastes, limpiar el piso y poco a poco, Paula mi hermana me iba enseñando a descubrir un mundo divertido y grande.

El primer día que pude guardar aquella taza en la alacena sin moverme de mi lugar o siquiera tocarla me espanté un poco y cuando la taza iba llegando a su sitio cayó sorpresiva mente en el piso. Paula me decía:

- Sebastián, otra vez, ¡¡confía en ti!!

Era un secreto de familia, que heredamos de la tatarabuela. Ella era una partera que vivía en la montaña, ayudaba a las mujeres a que sus bebés nacieran saludables. Dicen que el don de poder volar y mover el mundo se lo dieron todos esos bebés a los que ayudó a nacer.

Cada pequeño trae una bolsa de magia y amor al nacer y la tatarabuela tenía el don de envolver su alma con aquellos ángeles nacientes.

Así fue enseñando a sus descendientes a multiplicar el don, había algunos secretos para desarrollarlo:

-Vivir en el amor.

-Estar concentrado.

-Y que fuera para el bien propio y del mundo, desde generar una pequeña sonrisa hasta salvar una vida.

Con ansia esperé el día que Paula me dejó manejar aquel barco volador, mi primer viaje fue a La tierra de los magos, tenía que aprender más acerca de las desapariciones.

Mi familia sabía que no podíamos andar apareciendo volando, y modificando el mundo a la vista de todos los humanos, se espantaban y ya en el pasado nos habíamos metido en muchas dificultades.

En La tierra de los magos se dominaba el arte de las desapariciones. Aquel día conocimos a la maga mayor Beatríz, una mujer esbelta, simpática y muy juguetona, nos saludó y sin más desapareció la tierra… ¡quedamos volando en el aire! Sólo se veía el azul celeste del cielo que nos envolvía, nuestros cuerpos estaban suspendidos en el aire.

La maga Beatríz se deslizaba a nuestro alrededor cantado y así nos explicaba cómo lograba tal efecto:

- Estoy en tú corazón, si logro entrar en tu cabeza, ahí hago que suceda todo, afuera no pasa nada, sólo he hecho que tu mente lo crea.

Temas

Comentarios