Secciones
Cuentos cortos: Ensayos de velorio.
Influencers

Cuentos cortos: Ensayos de velorio

Lidia Sanciprián es escritora y columnista y escribe en LA VERDAD. 

Twitter: @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: Ensayos de velorio

Cuentos cortos: Ensayos de velorio

Parecía que tenía ganas de morir, pero en realidad le sobraba vida, para dar y repartir; el tiempo no alcanzaba para llenar sus desesperadas ganas de vivir.

 

Miguel tuvo una nodriza que lo alimentó de inspiración para probar de todo en el gran banquete de la vida, cuando sus cinco hijos apenas tenían uso de razón los empezó adiestrar en cómo enfrentar la muerte, primero la de él, decía con parsimonia.

 

“El día que yo muera no debe haber llantos, dramas, ni nada que descomponga la figura. Habrá que agradecer y estar atento de los invitados.

Que se lleven una buena imagen de elegancia y educación”.

 

Entre líneas los llevaba para que imaginaran su muerte y el dolor que aquello generaba y luego recordaba que por ese amor no quería lágrimas, ni dramas.

 

Miguel llegó sano a los 90. Tuvo muchas oportunidades de practicar sus enseñanzas, vio morir a padres hermanos y amores entrañables, cuando dejaron de surtir efecto sus ensayos de velorio, entonces hablaba sólo de cuando ya no estuviera entre los vivos y hacía reflexiones de lo arrepentidos que estarían todos de no haberle dado más en vida.

 

Quizás te interese: Cuentos cortos: Mamá no me ayudes, por favor!!

Cada día lo vivía intensamente con su compañera de toda la vida, la muerte, que lo llenó de vida y de pasión por estar entre los vivos, al final de sus años, Miguel agradecía profundamente su presencia pues nada le regaló más vida.

 

Hoy se sienta tras la ventana contempla con calma la vida de sus nietos y hasta de un tataranieto y sigue diciendo:

 

¡El día que yo me muera, no quiero que lloren y por ningún motivo me vayan a incinerar!

 

Le preocupa la idea de que la muerte engañe y lo vayan a quemar vivo. Después de tantos años él también le dejó de creer a la muerte, su compañera de toda la vida.

Temas

  • columnas
  • lidia sanciprián
  • cuentos cortos

Comentarios

Te puede interesar