Secciones
Cuentos cortos: El reloj de regreso.
Influencers

Cuentos cortos: El reloj de regreso

Lidia Sanciprián es escritora y columnista. Twitter @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: El reloj de regreso.

Cuentos cortos: El reloj de regreso.

Ana buscó en su pasado, hasta que llegó con ella 20 años antes, cuando era una joven inquieta y rebelde, descubrió que ya no era la misma, ya no quería ser hombre como entonces.

Creía que ser hombre regalaba la ventaja de la libertad sexual, la fuerza para caminar sola de noche, regresar tarde, tomar la iniciativa para conquistar y muchas veces el poder económico con el que se compran gran cantidad de cosas entre ellas, a veces el amor y el agradecimiento .

(Quizás te interese: CUENTOS CORTOS: La mujer de mi vida)

Poco entendía del peso que un hombre puede cargar, ser el proveedor no sólo de lo necesario para vivir sino aquello que le permita ser un caballero; entendió por qué el abuelo decía "sin dinero no hay caballero".

En su enorme deseo de obtener las ventajas que creía tenían los hombres, vivió como hombre, asumiendo responsabilidades que no le permitieron disfrutar de aquellas ventajas que como mujer podrían dar deleite a la vida. Ser protegida, asegurada, conquistada, amada y no necesariamente vencida.

Los años ya había pasado llegó el invierno, tenía entonces todas las vivencias que soñó, pero quedaba ese pendiente del amor de pareja, por ello buscó los caminos del universo para encontrarse y hablar con la Ana que era a los 20 años.

Sólo la tomó de los hombros; la joven chica no supo qué sucedía; con amor Ana la vieja le dijo:

- Atrévete a ser mujer, esa es tu naturaleza, quien no acepta las vivencias en los tiempos correctos se condena a vivir en el sufrimiento y a destiempo. Verás que es bello y gentil ser mujer y te dará más bendiciones que dolores.

Ana la joven se desvaneció y cuando despertó no sabía qué sucedía sólo tenía en su corazón la enorme certeza de aprender a caminar como le tocó, como mujer sin miedo, sin competencias, nadie puede arrepentirse de vivir con amor y aceptación lo que la naturaleza regala.

Pensó que no quería llegar a la vejez sin vivir lo que le tocaba por vivir la vida de otros

Salió a buscar a su novio de toda la vida decidida a volar con lo que su corazón le decía.

Temas

Comentarios

Te puede interesar