Secciones
Cuentos cortos: El pájaro que encontró el maíz maya.
Influencers

Cuentos cortos: El pájaro que encontró el maíz maya

Lidia Sanciprián es escritora y columnista. Twitter @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: El pájaro que encontró el maíz maya.

Cuentos cortos: El pájaro que encontró el maíz maya.

Aquella pequeña se llamaba Atziri, -como presagio su nombre significaba maíz en maya- y en aquella época muy remota los mayas habían perdido su más preciado alimento, el oro para el pueblo.

La niña tenía 13 años y vivía con la nostalgia de su gente que no sabía dónde encontrar nuevamente el maíz.

Atziri platicaba con su pequeño amigo, un pájaro carpintero que la acompañaba por las tardes en sus recorridos al templo, rezaba todos los días al Dios K’u.

(Quizás te interese: Cuentos cortos: Un amigo que quería ser padre)

El ave tenía por hogar la casa de la niña porque en aquella época no había necesidad de encerrar a los animales en jaulas; vivían como familia y amigos; estaban integrados a la naturaleza; su vida, la regían las estrellas, los astros y los dioses que gobernaban la tierra; cuando un Dios gobierna el cosmos, el hombre no tiene necesidad de tomar poder sobre el planeta.

Un día el pájaro no llegó como todas las tardes. Ella se lamentó y la tristeza se apoderó de su pequeño corazón, decidió no salir más por las tardes. Sus padres empezaron a pedir al pueblo ayuda para encontrar aquel pequeño ser que era la alegría de la pequeña.

El singular pájaro decidió ir en busca del maíz.

Pasaron días hasta que una mañana, por su ventana, apareció el pájaro, pero ahora con un mechón rojo en la pequeña cabeza; ella volvió a la vida cuando lo miró y el pájaro empezó la caminata acostumbrada con Atziri; él volaba y la niña lo seguía.

Llegaron al monte y en una piedra que se encontraba en la entrada de una cueva, observó cómo su amigo carpintero, picó la roca; el Dios K’u apareció y le contó que el pájaro encontró el maíz y para ayudarle, K’u lanzó un rayo; su rayo alcanzó la cabeza del carpintero y por eso tenía ahora el mechón rojo y luminoso.

El mechón le quedaría siempre como recuerdo de su hazaña, fue el pájaro carpintero de mechón rojo quien junto con el Dios K’u reencontraron nuevamente el maíz y la felicidad para el pueblo maya.

(Leyenda maya)

Temas

  • cuentos cortos
  • lidia sanciprian

Comentarios

Te puede interesar