Secciones
Cuentos cortos: El conde pobre.
Influencers

Cuentos cortos: El conde pobre

Columna invitada. Lidia Sanciprián es escritora y colabora con LA VERDAD. Twitter: @rsanciprian2 

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: El conde pobre

Cuentos cortos: El conde pobre

Lo guapo también daña.

Luis nació bien parecido, ojos claros, rubio, de rostro equilibrado y sangre liviana.

 

Muy poco le costaba conseguir lo que necesitaba. La gente lo quería, sin más, las mujeres lo deseaban, de niño como confidente, de adolescente como amigo y de adulto como amante.

 

De niño le decían.

-¡Qué bonito niño!

Y Luis contestaba.

-Sí, ya me lo han dicho.

 

Vivía en una zona de gente poderosa, Las Lomas de Chapultepec y hasta poseía un título de nobleza de aquellos españoles que llegaron a México.

 

Se aficionó por los autos antiguos que en realidad eran bastante viejos y podía conseguir a muy buen precio.

 

Aquel mundo de cartón, sus ojos azules y su rostro refinado no podían ocultar la realidad.

 

Luis no terminó la primaria y en realidad su familia no podía solventar la vida que se esperaba de un niño de las Lomas, sobrevivió a la frustración de vivir en el mundo equivocado, ocultándose en los eventos y brindis sociales, que no se perdía y era siempre invitado.

 

Su consumo de alcohol pasó a marihuana y luego al crack. Intentó por más de 15 años dejar de beber, y en el año 16 finalmente lo logró.

 

Para entonces ya había perdido la cuenta de las mujeres que habían pasado por su vida, sabía que tenía cuatro hijos de diferentes mamás y que nunca se casó.

 

Llegó a los 80 años sobrio y soltero, fue entonces cuando se dio cuenta, que no quería a todas las mujeres, solo quería una; que no quería ser guapo, sino ser amado; que no deseaba ser conde y que el mundo no le debía nada.

 

Así conoció a Margarita una viuda de 75 años que también asistía al grupo de recuperación, juntos encontraron un motivo de vida, cuidar uno del otro.

 

Desde el primer momento se tomaron de la mano y empezaron a construir un mundo real que Luis no conocía, Margarita lo amó por primera vez por su bondad y no por su cara.

Temas

Comentarios