Secciones
Cuentos cortos: El color de las emociones.
Influencers

Cuentos cortos: El color de las emociones

Lidia Sanciprián es escritora y columnista en LA VERDAD. @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: El color de las emociones.

Cuentos cortos: El color de las emociones.

La preocupación es color azul; pasa por el azul pastel y llega al casi negro; se instala arriba del estómago; cuando es fuerte, creemos que está en el pecho porque aumenta los latidos del corazón, pero solo flota por el talle... a veces va a la espalda... otras a la garganta.

En ésta ocasión a Arturo se le fue a la garganta, se quedó afónico, pero sabía que estaba mucho mejor que cuando la preocupación se quedaba atorada en el cuerpo.

Sabía lo que necesitaba decir, pronto llegaría Violeta, la mujer que amaba y hacía un año no veía, fue a la montaña a buscar los colores de sus sentimientos, pudo ver que ella le generaba una paleta multicolor; a veces tenue, pacífica como la gran llanura y otras era de una intensidad que deslumbraba.

(Quizás te interese: Cuentos cortos: Laboratorio de lágrimas)

Arturo pertenecía a la generación de los niños del 2060, fueron procreados en vientres seleccionados que se programaron para dotar de sensibilidad especial a los bebés.

Los bebés podían desde pequeños identificar la vibración de la emoción a través del color.

De los 100 niños, sobrevivieron sólo un tercio después de los 15 años; el hombre aún no alcanzaba el nivel de desarrollo para poder ver a plenitud las emociones. Los bebés que murieron fue por debilidad algunos de ellos y otros porque no resistieron saber tanto de sí mismos.

Estamos hechos para ocultarnos de nosotros mismos y que sea con mucho tiempo ir descubriendo las emociones.

Los sobrevivientes como Arturo tenían que alejarse del mundo cada año para poder verse y ordenar los colores de las emociones, sabía que con el tiempo los demás también verían los colores y terminarían las confusiones entre los hombres

A veces se confunde el deseo con amor, otras creemos que es depresión y es ira reprimida, la confusión más frecuente es creer que la felicidad es ruido, de colores intensos y escandalosos, cuando en realidad es armonía, la combinación perfecta de las tonalidades que da el blanco.

Violeta llegó, besó a Arturo y él pudo ver en aquel beso el amor auténtico que regala paz, se abrazaron y sólo hubo silencio el cuerpo de Arturo se estabilizó y se tornó Violeta.

Temas

Comentarios