Secciones
 Cuentos cortos: Cornadas de amor
Influencers

Cuentos cortos: Cornadas de amor

Cuentos Cortos por Lidia Sanciprián, escritora y columnista invitada en LA VERDAD.

Twitter: @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

 Cuentos cortos: Cornadas de amor

 Cuentos cortos: Cornadas de amor

¿La debilidad se disfraza de amor? o ¿el amor es sólo para los más fuertes? se cuestionaba Leonor. Ella sabía de los amores de Felipe, tenían 5 hijos, él seguía intentando ser figura del toreo.

Aquella tarde llegó al hospital con una cornada de 13 centímetros y 2 trayectorias.

La prensa acudió por la nota roja, y la me­jor nota fue que Felipe seguía afirmando que era soltero y Leonor era su prima.

 Aquella mujer leal, no sabía a quién era más fiel al amor de su Felipe, que la negaba más de tres veces al mes.

A su sobrevivencia o a la necesidad de sacar adelante a su propia ganadería.

Como sea forjó un matrimonio de más de 50 años.

Trabajó de maestra hasta jubilarse, pro­fesión que le sirvió para apoyar los altibajos económicos y emocionales de su frustrado torero.

La vida le dejó más cornadas a Leonor, 17 operaciones de enfermedades propias e impropias de mujer; bastantes más arrugas que a Felipe quien aún, a sus 84 años, seguía siendo un dandy y gran aficionado al golf.

Leonor a sus 76 años seguía arreglando el mundo de Felipe, para que no le faltara ni diversión ni lo básico para vivir.

Ella afirmaba con orgullo y convicción que su marido había cambiado por amor; ya no era aquel parrandero que iba a buscar a casinos o bares, finalmente Felipe iba de jugar golf a casa, y muy rara vez desaparecía más de cuatro horas

Ana la hija rebelde, afirmaba que Felipe no cambió, sólo se cansó y Leonor había ter­minado por aceptar lo que le tocó: un hombre que le regalaba flores, escribía tarjetas de amor y la llevaba de la mano como si nada.

Leonor en momentos pensaba que se quedó por amor.

Otros pensaban que por los hijos.

Quizás por las cornadas o por todo, aunque la versión para la prensa era que por amor.

Quizás esa afirmación también era parte del control que Leonor ejercían para mante­ner su bien lograda, o malograda vida.

Temas

Comentarios

Te puede interesar