Secciones
Cuentos cortos: Amores de secuestro. 
Influencers

Cuentos cortos: Amores de secuestro 

Lidia Sanciprián es escritora y columnista. Twitter @rsanciprian2

por Lidiasanciprián

Cuentos cortos: Amores de secuestro. 

Cuentos cortos: Amores de secuestro. 

De pronto Elisa descubrió que amaba al hombre que le quitó la libertad. Iba para 26 meses secuestrada por Josué. No sabía dónde se encontraba o si su familia la estaría buscando. 

(Quizás te interese: Cuentos cortos: El estado de gracia )

Solo sabía que aquel hombre que un día le arrancó su vida y se suponía solo le causaría privaciones y dolor era quien se encargaba de que no le faltara alimento, una buena cobija y ropa limpia.

Elisa fue descubriendo a Josué día a día, un hombre de 36 años que no tuvo padres, abandonado en una casa hogar a los tres años, más tarde se fugó y vivía debajo de los puentes donde encontró otras personas como él, sin futuro, sin presente, sin vida, el único arraigo que Josué conocía era el de la sobrevivencia.

Elisa por el contrario, una chica que tenía una familia que se hizo cargo de ella hasta aquel día de sus 20 años que Josué la secuestró. 

Ella se preguntaba por qué empezó amar a Josué y una parte de ella no deseaba que sus padres la rescataran. Quizás era porque de sus padres esperó siempre tanto y todo; y lo que recibió era limitado de dos seres imperfectos que amaba, pero que la torturaban con las expectativas de lo que debía ser, de Josué no esperaba nada, por el contrario tenía miedo de todo el daño que aquel hombre podía infringirle.

Igualmente en aquella cabaña en la que se encontraba nadie podía esperar nada de ella, quizás solo que sobreviviera y ello le daba libertad.

Josué la cuidaba y  se ocupaba de cubrir sus necesidades básicas. Elisa descubrió que el más fresco y dulce amor es aquel del que no se espera nada, porque se le agradece todo y que toda las enseñanzas y programaciones que recibimos son acerca de las expectativas de lo que tenemos que dar y lo que nos tienes que dar.

Lo que genera amores incompletos e imperfectos. Josué tampoco esperó nunca que aquella mujer a la que le había hecho tanto daño lo llegara amar y por ello lo valoraba tanto, de igual forma empezó a cuidar y cultivar  el amor que esa mujer le regalaba a cambio de muy poco.

Cuando la policía encontró Elisa, ella solo aseguró que estaba ahí por voluntad y por amor.

Temas

Comentarios