Secciones
Influencers

Cuando nada justifica la violencia

por La Verdad

Benito Pérez/Diario La Verdad Cancún, Quintana Roo.- Cuando nada justifica la violencia. En el año 2015, paseando por un bazar navideño instalado cerca de Las Américas en Playa del Carmen, conocimos a Ricardo Pimentel Cordero, fundador de la AC Tierra de animales, y la primera impresión jamás se olvida. Un sujeto histriónico capaz de pasar de la risa a la ira en segundos, y eso nos provocó a mi pareja y a mi, una sensación de miedo. Se dice sobre él que vendió todo lo que tenía en su lugar de origen y con el dinero vino a Cancún a instalar un refugio para animales en situación de calle, empezando con perros callejeros y poco a poco creciendo hacia otras especies. En aquel momento, mi pareja me hizo el comentario “ese sujeto está loco”, no hice mucho caso, sólo lo consideré excéntrico como muchos que andan por ahí, hasta que el escándalo estalló en las redes sociales: Ricardo Pimentel Cordero atacó a un estudiante por presuntamente pisarle la cola a un gato. Tenemos tres perros, Nina, Candelaria y Roberto, -“Bob” para los cuates-, pero no podríamos tener ninguno más, por simple sentido común, los animales merecen un sitio mejor y un trato cariñoso. Pero el caso de Ricardo es excepcional, tiene casi 400 animales, entre perros, gatos, cerdos, cabras y un largo etcétera. Más complicado aún, la posibilidad de adopción es sumamente compleja. Para Tierra de animales, el aspirante requiere una serie de documentos personales, estabilidad laboral, un sitio amplio y propio de preferencia, requisitos que al final terminan desanimando a los candidatos a adoptar una mascota. Leyendo sobre el caso, leí que la acumulación de animales es un problema psicológico real. “Antes se consideraba un comportamiento adictivo y un síntoma del trastorno obsesivo compulsivo. Ahora se considera un trastorno de apego que se produce cuando una persona no tiene la capacidad de formar relaciones con otras personas y, por lo tanto, llena ese vacío con animales”, escribe Randall Lockwood, miembro de la Sociedad Americana para la Prevención del Maltrato Animal (ASPCA, por sus siglas en inglés). Si Ricardo Pimentel la hizo o no, eso ya es irrelevante, el asunto aquí es cómo están viviendo todos esos animales... habrá que ver.  

Comentarios

Te puede interesar