Secciones
Contracolumna: El comendador obrador y la fuenteovejuna de las redes sociales
Influencers

Contracolumna: El comendador obrador y la fuenteovejuna de las redes sociales (parte II)

El de Obrador es un caso preocupante porque denigra la investidura presidencial. Como a ningún Presidente las redes sociales han hecho escarnio de Obrador.

por José Martínez M.

Contracolumna: El comendador obrador y la fuenteovejuna de las redes sociales

Contracolumna: El comendador obrador y la fuenteovejuna de las redes sociales

Queda claro que no se puede gobernar al país a partir de la ignorancia, como sentenció el escritor Carlos Fuentes cuando le preguntaron sobre el nivel intelectual de los políticos mexicanos.

El de Obrador es un caso preocupante porque denigra la investidura presidencial.

Como a ningún Presidente las redes sociales han hecho escarnio de Obrador. Le ha ido peor que a Peña Nieto. Y eso ya calienta, como ha dicho el propio Obrador.

Al tabasqueño no sólo se crítica por sus yerros.

Se le ha criticado por tratar de erigirse en el poder de los poderes. Ya sabemos cómo mangonea a su antojo a los legisladores. Su más reciente hazaña se dio cuando solicitó al Congreso modificar la Ley hacendaria para manejar a su antojo el presupuesto con el pretexto de hacer frente a la crisis económica generada por la pandemia.

En el fondo Obrador pretendía manipular los recursos públicos para su proyecto político. Eso significa un manejo perverso del ejercicio del poder al actuar sin el menor ápice de ética.

Esa pretensión tenía de origen vicios de constitucionalidad y los expertos lo hicieron notar. Pero Obrador es incisivo.

Quiere gobernar a punta de “decretazos”.

Vaya, hasta el padre putativo de Obrador, Porfirio Muñoz Ledo protestó por el decreto del 23 de abril que entre las  once medidas de la emergencia sanitaria proponía que los funcionarios públicos renunciaran “voluntariamente” al 25 por ciento de su salario y a su aguinaldo.

Por esos excesos presidenciales Muñoz Ledo hizo un llamado para formar un frente ciudadano contra las “autoridades corruptas” e “ignorantes y abusivas”.

Como en la mafia donde los jefes dan la orden a sus sicarios  de “encárgate de esto”, los diputados que han actuado como sus lacayos atendieron la instrucción de que nadie en el gobierno podía ganar más que el Presidente, no importa que sea un científico o un experto en tecnología.

Se cumplió y punto.

No podía faltar la injerencia del presidente Obrador en el Poder Judicial. Primero atacó y difamó a los ministros de la Corte por sus altos salarios y luego politizó a la Suprema Corte con la propuesta de tres mujeres militantes de Morena para ocupar, una de ellas, un asiento como ministra, como ocurrió fatalmente con la designación de Yasmín Esquivel, esposa del empresario José María Riobóo, amigo y asesor presidencial y quien está detrás de la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

El mismo que se encargó de los segundos pisos cuando Obrador encabezó el gobierno de la ciudad de México y eludió responsabilidades por malos manejos financieros en el desarrollo de esas obras.

Por su injerencia en el Poder Judicial, como nunca antes jueces y magistrados se le fueron a la yugular.

El magistrado Luis Vega Ramírez, presidente de la Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito del Poder Judicial de la Federación  estalló en cólera y le reclamó que dejará de entrometerse y de difamarlos.

Tenía razón el magistrado, pues Obrador incurrió en delitos de carácter civil al poner en duda el honor y la imagen de los miembros del Poder Judicial.

Todo este odio que Obrador sembró desde su campaña lo han ido cosechando las redes sociales que ahora se han convertido en una Fuenteovejuna. Las redes sociales que piden su renuncia por su evidente incapacidad para gobernar y por dividir al país.

Síguenos en Instagram y entérate de las noticias trend de la semana

El pueblo bueno contra el pueblo malo.

Infórmate de las noticias de Yucatán dando click aquí

Las redes sociales que protestan contra el atropello de sus acciones gobierno y que no comparten su optimismo que va desde sus frases del “vamos requetebién” hasta el “hemos domado el coronavirus”.  

Temas

Comentarios