Secciones
Columna maldita: Desvirtuar digitalmente
Influencers

Columna maldita: Desvirtuar digitalmente

Ricardo Pat

por LaVerdad

Columna maldita: Desvirtuar digitalmente

Columna maldita: Desvirtuar digitalmente

Las campañas políticas llegan a su etapa climática envolviendo al grueso de la población. Todos opinan, defienden a sus gallos y atacan a los rivales, no se razona, se actúa de manera automática. Las redes sociales se convierten en un mar de sangre donde incluso se rompen amistades cuando estamos cerca del día marcado para decidir el rumbo que queremos para nosotros y los nuestros.

Curiosamente este grueso de la población brilla por su ausencia precisamente el día de la votación, ya que es un hecho que en México rige una participación electoral inconclusa con el abstencionismo y la votación nula como marca.

Me da flojera perder tiempo en las redes prestando atención a la mugre que todos los partidos se tiran entre sí, replicado hasta el cansancio por su respectivos seguidores, prefiero implicarme en lo verdaderamente importante, en incentivar el derecho que todos tenemos no solo de ejercer el voto, sino de meternos más a fondo en todo el proceso. 

Todos los ciudadanos tenemos la posibilidad de integrarnos a los comités ciudadanos de control y vigilancia, los consejos de participación ciudadana.  Podemos actuar como observadores electorales, integrar una junta municipal, formar parte de la mesa directiva de una casilla o fungir durante la jornada electoral como representante de un partido político. Podemos pasar de ser elector-ciudadano a ser ciudadano-elector. Pero no, es más cómodo interactuar desde la comodidad de nuestros Smartphone.

El vicio actual es invertir demasiado tiempo en las redes sociales, generalmente a través de nuestros teléfonos celulares. Opinamos de todo, participamos en todo  pero digitalmente, en el mundo real nuestra actividad es casi nula. Cuando traspasamos esto al terreno político la estadística se agudiza. Las descalificaciones y afirmaciones drásticas, casi en su totalidad falsas, son el caldo de cultivo de un reguero de cizaña que nos afecta como sociedad.

Recientemente fuimos testigos de una polémica cuando un promotor cultural ofendió a una periodista local por publicar una foto en su cuenta de Facebook posando con el presidente Enrique Peña Nieto. El ataque que quiso centrarse en la preferencia política de la colega se desvirtuó cuando se le calificó como “chayotera”. Ella contestó y se armó un innecesario jaleo que no aportó absolutamente nada.      

Hay que razonar antes de publicar, sobre todo en un tema como la política que vive su momento más visceral. Dupliquemos nuestra tolerancia y no perdamos de vista que cada uno de nosotros tenemos parte de responsabilidad de las desgracias que nuestra nación padece al no ejercer nuestro derecho al voto. Así, que  el 1 de julio, salgan todos a votar.

Temas

Comentarios

Te puede interesar